Raúl Torres: “Entre la yerba y el polvo voy escribiendo canciones. Soy el Buitre de la Trova”

Esta mañana cuando llegué a la redacción de DDR mi jefe me esperaba apesumbrado, con cara de culpa y llanto contenido en los ojos.

Pensé que, como estábamos a 22, se le había acabado la cuota de alimentos, o que el salario que había cobrado el día 15 ya se le había agotado, pero no, su cara era por otra cosa.

Siro – me dijo – tenías razón; debí escucharte,” y rompió a llorar desconsoladamente.

Según su argumento, él no me hizo caso cuando yo le dije que el artículo escrito por Gilberto Padilla con relación al neo proceso creativo musical de Raúl Torres iba a tener cola, y ahora, tras la respuesta de Torres al chiquillo escribidor, entrevistar a Raúl Torres, así de la nada, iba a provocar suspicacias.

Aparecerse así, de la nada, en su casa…“, argumentó sin conocer que mi relación con Raúl Torres data de la época en que era apenas un trovador desconocido en Matanzas.

Jefe, déjeme eso a mí, que yo fui el que le presentó a Pablito,” le dije y partí en busca de la noticia.

Cuando llegué a su casa, me encontré con Elbita, su hermana. Fue ella la que me indicó que siguiera por el pasillo.

¡Búscalo en su cuarto! Mira a ver si lo encuentras“, me dijo cariñosa. Y así, caminando entre matas de interior en macetas del Fondo de Bienes Culturales, llegué al cuarto de la casa de Raúl Torres.

Siro Cuartel: Raúl, Raúl… ¡mi hermano! ¿Cómo estás? ¿Dónde estás, que no te veo?

Raúl Torres: Siro, ¿eres tú?

SC: Sí, coño, ¿no me reconoces? Soy yo, tu socio Siro… el que te presentó a Pablito.

RT: Coño, Sirete… ¡disculpa hermano! es que entre tanto humo no te veo.

SC: Abre la ventana compadre, ¡nos vamos a ahogar aquí!

RT: ¡No abras nada que estoy escribiendo! Necesito empaparme  y sobar mi espíritu creativo.

SC: Compadre, que no te veo bien… vaya, aunque sea enciende una vela. O un candil, tú que sabes bien cuál es la diferencia, porque yo nunca aprendí.

RT: Al clavel este es al que le voy a dar candela. Chas, chas ¡enciéndete clavel!

SC: Compadre, que es un clavel, no un candil.

RT: ¡Si sabré yo que es una cosa y qué es la otra! No te olvides que yo fui el que pegó ese tema. Y pegué a Elena Burke y a Pablito con la otra canción, “Se fue”.

SC: ¡Un hit!

RT: Gracias a esa canción fue que salí para España.

SC: ¡Y te pegaste en todas las emisoras!

RT: ¿Quién te dijo eso?

SC: Tu hermana. Tu hermana me lo dijo.

RT: Mi hermana no mete más mentiras porque no pùede compadre. No le hagas caso. Pero bueno, ¡de que me pegué, me pegué! De hecho me di tremendas pegas. Fueron tantas, fíjate, que me quedé sin voz. Hay que comer Siro, y en España no había libreta de abastecimiento.

SC: El capitalismo es brutal.

RT: Salvaje

SC: Aniquilador.

RT: No me hagas recordar ese período. Fue difícil. Pero así y todo no quería regresar. No iba a regresar.

SC: Pero regresaste.

RT: Ya te dije, estaba sin voz… andaba perdido. María me estaba llevando tenso. Y Blanca Nieves también.

SC: Las españolas son muy majas… divertidas, de marcha.

RT: Me sacaban de paso, para qué decirte… y tú sabes que yo me mando tremendo genio, y golpeo todo lo que se planta delante. Objeto o pareja. Me da igual.

SC: En fin, lo importante es que regresaste.

RT: La Cultura Cubana me acogió como el padre que acogió al hijo pródigo de Rubens.

SC: De Rembrandt, Raúl… de Rembrandt.

RT: ¡Ese mismo! A esta hora…. yo soy un tipo culto Siro. No sé si viste mi última composición. HP Dilla se titula. Quise hacer un soneto.

SC: ¿Alejandrino?

RT: Por ahí iba la cosa, pero en el camino todo se me puso muy nebuloso, perdí la guía, y terminé fajao y echando pestes. Pero bueno, ya había hecho click en Facebook.

SC: Este tema, HP Dilla, no creo que haya sido, ni sea tu mejor composición musical.

RT: No, para nada, no se enmarca dentro del género que he llamado “La Necrotrova“. Como bien sabes escribí (“Hotel Tulipán”) a los familiares de las víctimas del Boeing 737 que se estrelló en La Habana el pasado 18 de mayo. A Fidel le dediqué (“Cabalgando con Fidel”“Laureles y Olivos”); compuse un réquiem de cinco minutos a Hugo Chávez (“El regreso del amigo”), y una canción fúnebre a la periodista Ania Pino (“Ania”)… también tengo, no necrotrova, pero sí dentro del género desastre, (“Baracoa se levanta” “La flor que te habita dentro” . No importa que digan que soy “El Buitre de la Trova”, o el “Ave del Infortunio Trovadoresco”. Bueno, en realidad ando muy creativo. Estoy componiendo mucho.

SC: Nada como el Candil de Nieve

RT: Ya nada es como antes. Si no, pregúntale a Descemer Bueno. Lo importante es componer. Ahora escribo por encargo. Tengo ahí… ¡mira! ¡mira esa mesa! Siete propuestas de la CTC, dos de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, once de la FMC, cinco de la MTT, ocho de las FAR, cuatro del MININT, tres de la ONAT y una de la SEPMI.

SC: ¿De la SEPMI?

RT: Sí, le fui dando de largo… debo reconocerlo. Me fuí a Brasil, a México, a España y nunca la compuse. Pero la componeré; quiero decir, la escribiré. Será un éxito. Tengo las redes sociales de la UJC y el Partido – que te aclaro, ya no es comunista – a mi entera disposición.

SC: ¡Qué bueno compadre! ¡Me alegro mucho! ¡Eres un gran compositor! Pero creo deberías coger un diez… vaya, un break. Yo no sé, fíjate, si ya te dieron la casa, te dieron el carro, ¿para qué sigues escribiendo?

RT: Coño, Siro, ¡una casa en Cojímar, no es una casa! ¡Es un suplicio!

SC: Coño, no digas eso… ¿qué pensaría Ernest Hemingway?

RT: ¡Qué va a pensar si está muerto!

SC: ¿Dónde hubiese filmado Ian Padrón su videoclip “Ser de Sol”? ¿Dónde comerían sushi Israel Rojas y a Descemer Bueno?

RT: ¡En Miami! En el Obba Sushi los hacen espectaculares.. Coño, Siro, !que la gasolina está cara! Yo la resolvía con los estatales, pero a esos se las redujeron al 50%. Ida y vuelta, al Vedado, se me van 10 litros compadre… los otros días no tenía, me puse a coger botella, le saqué la mano a un Tur…

SC: ¿Y llegaste enseguida?

RT: Por poco lo que no llego. Era un policía encubierto. Menos mal que me reconoció y me identifiqué; si no, guardo talego fácil 3 o 4 noches. Cojímar es un lugar complicado para moverse.

SC: Es cierto eso… yo mismo paso tremendo trabajo para moverme, y vivo cerquita, en El Cerro.

RT: El Cerro me cuadra, fíjate. Yo quería vender esta, y comprar por allá, pero no me decidí.

SC: Coño compadre, gracias por la entrevista…. disculpa que te cogí así…

RT: ¿Entre tanta yerba y polvo?

SC: Vaya sí… coño me da pena… pero yo…

RT: Tengo que recoger el cuarto. Sí, hay mucho polvo. Y acabar de pasar estas maticas para el pasillo. Ya están hechas y derechas.

SC: Se ven bien erectas.

RT: Un bagre.

SC: Están bonitas

RT: La magia de los bombillos de 60W. Entre la yerba y el polvo voy escribiendo canciones. Oye Siro, ven acá, ¿y qué Pablito es el que tú dices que tú me presentaste? ¿Milanés?

SC: FG, compadre, FG.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s