Guillermo Carmona: “Dirigir Industriales lleva recursos, y yo, ahora mismo, no tengo gasolina ni pa mi rikimbili”

En estos días de maresma por la batuta industrialista con vistas a la venidera Serie Nacional, lo menos que pensaba yo era encontrarme en plena Calzada de Luyanó con mi amigo de viejas batallas Guillermo Carmona; el hombre que estuvo a punto de dirigir Industriales hasta que Víctor Mesa se le atravesó en el camino.

Molesto, más bien diría yo, molestísimo no solo por el Sol que le estaba dando, sino porque dice “lo engañaron como a un niño chiquito“, me dedicó una sonrisa apenas me vio, e ipso facto me invitó a conversar.

Vamos Siro, charlemos como en los viejos tiempos,” me dijo algo contrariado.

Mientras sacaba mi grabadora de la mochila, se me ocurrió introducir el tema de la conversación directamente: la destronada que le dieron, y él, sin pelos en la lengua y con esa honestidad que lo caracteriza, afirmó:

Siro, esto es peor que te quiten la leche a los 7 años.

Siro Cuartel: Coño, Carmo, te acompaño en tus sentimientos; de verdad.

Guillermo Carmona: Yo no sé que he hecho yo de malo en esta vida… Siento un dolor tan grande; una bolita aquí en el estómago…

SC: ¿Qué te sube y que te baja?

GC: Puede que sea un viento… o la hora; aún no he almorzado. Pero Siro, te confieso, ni ánimos tengo de probar bocado.

SC: Tienes que comer algo. Tal vez algo más ligero que un bocado; digamos… ¿un bocadito? ¿un sandwich?

GC: ¡Para sandwiches estoy yo ahora! Eso mismo es mi vida en estos momentos: un sandwich. Y yo, créeme, no soy el pan. Bueno, yo no soy un pan. Y lo sabes.

SC: Ya te vi, ya te escuché dándole declaraciones al hombre de la ballena. Tiraste fuerte. A 90 millas, como Ricky Sánchez.

GC: Ese pelotero no lo conozco…. ¿tira 90? Llévamelo por los entrenamientos. Pudiera ponerlo de cerrador.

SC: ¿En qué equipo?

GC: Coño verdad, ¡ya no tengo equipo! ¡Víctor me lo quitó! Bueno, en realidad no fue él. Él solo se aprovechó de las circunstancias. Y déjame decirte, Siro, que las circunstancias están cabronas. 

SC: En la entrevista a Play Off dijiste que Víctor era el ideal, que podía resolver gasolina. ¿Tiene él algún contacto en PDVSA? ¿Es amigo de Nicolás Maduro?

GC: ¡Ni falta que le hace! Siro, ¿tú no ves las noticias? Eso en Venezuela está en candela. Ya esa gente no manda casi petróleo. Yo creo que él lo gestiona desde Rusia directamente. No se me ocurre otra cosa. Aunque él recientemente estuvo en Miami.

SC: Sí, sí, si yo lo vi en el Real Café de la Calle Ocho. Le pedí unas palabras, sobre Antonio Muñoz, y se me hizo el chivo loco con tontera. Parece no le convenía hablar de Muñoz en Miami. Entonces, ¿la traerá de Cayo Marathon?

GC: ¡Quién sabe! Ese hombre tiene mucho poder, casi tanto como la mata de siguaraya. Aparte de que le sabe un mundo al béisbol.

SC:  Tú también.

GC: Sí, pero no tengo contactos ni en una gasolinera de Oro Negro para resolver gasolina.

SC: Coño, te voy a presentar un socito mio que trabaja en un Cupet.

GC: ¡Falta que me hace!

SC: Pero de verdad… ¿qué les ofreciste? Digo, a la gente de la Comisión Provincial de Deportes. ¿Les hablaste de tu experiencia? ¿De qué eras ganador? ¿Qué te pidieron a cambio?

GC: Gasolina, Siro, gasolina. Yo incluso les dije que tenía una palanca.

SC: ¿Cómo Arquímides?

GC: Más o menos, … les dije que podía remover Cielo y Tierra; que haría que esos muchachos se comieran la tierra para ver el cielo. O sea, el triunfo.

SC: ¿Y qué te dijeron?

GC: Que ya todos estaban comiendo tierra hace rato, que no hacía falta; que lo que hacía falta era gasolina.

SC: ¿Y qué les dijiste?

GC: Bueno, yo tengo mis contactos en Italia. Intenté convencerlos con un poco de pasta, queso provolone,…

SC: ¿Y qué te dijeron?

GC: Que nada de eso hacía falta. Que la comida estaba garantizada. Que lo que hacía falta era gasolina pa los muchachos, pal que tiene su carrito, o su motorcito… y yo Siro, sabes, vivo modesto, aquí en La Habana, ¿de dónde voy a sacar yo gasolina? Así, de un día pa otro…. si en este país llevan años intentando sacar combustible del Bloque 9 en Motembo, y ni eso han podido. ¿De dónde yo voy a sacar gasolina?

SC: Es que… eso lleva su proceso. Digo, refinar el combustible

GC: Pero… ¡la refinería de Cienfuegos está parada! Ni gas para las balitas hay.

SC: ¡Así es, como lo dices! Carmo,… ¡eres una luz tan brillante! ¡Brillantísima!

GC: No me eleves, no me eleves…

SC: Entonces,… ¿la designación de Víctor tiene que ver más con la mejoría de los peloteros? Vaya, puede que queden segundos, pero que resuelvan su vida es lo principal. ¿No?

GC: Y la vida de los que no son peloteros también. Ya me enteré que Roberto Pacheco y Piti Rivera están super contentos con la designación de Víctor al frente de Industriales. Imagínate, ya no tendrán que viajar hasta el Cárnico de Matanzas a buscar lo suyo; teniendo el matadero de Lawton ahí mismito.

SC: Coño compadre,  ¿de verdad esa gente te prometió que serías el manager?

GC: ¡Claro compadre! ¡Mira este zapato! ¿Ves este hueco en la suela? Eso fue zapateando la Serie Provincial. Y este es el mejorcito que tengo. En la Serie Provincial esa, enterré otros dos pares. Gasté 2 libretas y 20 lápices haciendo apuntes.Cogí Sol en esta mollera como no te puede imaginar. Pa qué después venga otro de mansa paloma a coger lo que yo sembré. Y que venga ese hombre a decir que yo estoy diciendo mentiras.

SC: ¿Te dijo así?

GC: A la prensa le dijo que “él a mí no me había prometido nada”; a mí me dijo por teléfono: “Mientes, me haces daño y luego te arrepentirás.” ¡El que es un Pinocho es él!

SC: ¿Y no fuiste al Comité Central a protestar?

GC: Fuí, claro que fuí. Estuve reunido desde las 8:30am hasta las 5 de la tarde.

SC: ¿Y qué resolviste?

GC: ¡Nada! ¿Qué se resuelve allí dentro? Bueno sí, me dieron vaselina

SC: ¿Gasolina? ¿Te dieron? ¡Bárbaro! ¿Cuánto?

GC: Siro… ¡sigues sordo compadre! ¡No cambias! V-A-S-E-L-I-N-A. Si me hubiesen dado gasolina, asignado una cuota, tal vez estuviera aunque sea de coach de tercera base, y no Tabares. ¡Ni un litro me dieron!

SC: Bueno Carmona, debo irme… por cierto, ¿qué haces aquí parado?

GC: Coño Siro, no me escuchas. ¿No ves mi rikimbili? ¡Me quedé botado!

SC: ¿Por falta de gasolina? Coño… pero en verdad,… ¡coño compadre!,… ¡así no puedes dirigir los Industriales! Sin recursos… llevas aquí dos horas, y no has podido resolver, … que nadie se pare y te resuelva aunque sea un pomito pa mover la bartabia esa, ¿y así tú quieres dirigir la nave azul?

GC: Coño Siro, no seas cruel… no me ataques así. Mira, yo sé que no soy el más idóneo para dirigir Industriales. Que ahora mismo no tengo ni gasolina pa mover mi rikimbili. Pero, tú eres mi amigo…. Siro, ¿tú no tendrás ahí un poquito de gasolina que me des?

SC: Pero…. ¿eres bobo? ¿No ves que yo también ando a pie?

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s