José Ramón Saborido (Ministro de Educación Superior de Cuba): “Esto de esta muchachita, Karla, me ha dejado un mal sabor en la boca”

No me fue difícil dar con mi amigo José Ramón Saborido.

Lo conocí por los años 90, cuando aún andaba dirigiendo Universidades en el centro del país. Un tipo que, a pesar de lo que digan, al menos te abría la puerta y te escuchaba. Es cierto que a veces… bueno, eso es normal; pero todas las personas de mi generación lo recuerdan con aprecio y agrado.

Así que cuando lo llamé, y le dije que quería entrevistarlo para “el asunto de Karla” me dijo que “eso no tenía lío.”

“A tí si, coño, ¡cómo que no! Si Margarita te adora… eres como un hijo para ella. Echa pa acá.”

Así me dijo.

Media hora después me encontraba yo ahí, en 23 y F, en la oficina de mi amigo Saborido, el Ministro de Educación Superior.José Ramón Saborido: Coño Siro, ¡¡mi hermano!! ¡Qué tiempo hace que no nos veíamos!

Siro Cuartel: Sí, sí, ufff desde el 97 por lo menos.  ¿Recuerdas?

Saborido: Mi memoria anda ya un poco floja… los años, pero bien que lo recuerdo. En la ENATES ¿no? Ahí en 36 y Ave. del Bosque.

Siro: Sí, ahí.

Saborido: Bueno, era la ENPSES… ¿tú trabajaste con la muchacha aquella que era del monte aquel de la Habana? ¿Alquízar puede ser? ¿La que se empató con el descarao este…? ¡Ni quiero mencionar su nombre!  ¡Qué manera de robar esos dos! ¡Y eso que eran del Partido!.. Cuadros, funcionarios… ¡par de ladrones! ¡Hasta casa y todo se compraron en Miramar!

Siro: ¡Qué memoria la tuya mi hermano!

Saborido: Bueno… se hace lo que se puede. Pobre Viti, él ajeno a todas aquellas marañas de esos dos ¿verdad?

Siro: Yes… digo, sí. Coño Sabo, pero ya nosotros nos conocíamos de antes. ¿Te acuerdas cuándo nos metíamos aquellos cuartazos en Pueblo Grifo, en casa del Viti?

Saborido: Sí claro. Coño ¡El Viti! Cómo lo extraño, … le va bien por México. ¡Qué gran tipo!

Siro: Yo lo quiero mucho… en fin, entremos en materia. ¿Qué sabes del caso de Karla María Pérez González?

Saborido: ¿Quién es esa?

Siro: Coño Sabo, ¡que tú eres el Ministro de Educación Superior! Sácate esas nostalgias de cuando eras Rector. Karla María, la muchacha que…

Saborido: Ah sí, claro… la que botaron de la UCLV. ¡Pobrecita! Coño, en mis tiempos de Rector en la Marta Abreu eso no hubiera pasado. Yo la hubiese defendido, pero este que está ahora…

Siro: Es triste sí…coño Sabo, ¿pero quién puso a Castro Alegría de Rector?

Saborido: Castro Alegria…. (se queda pensativo)

Siro: Suenan un poco incompatibles esos apellidos ¿eh?

Saborido: En realidad Siro, y esto debo decírtelo con confianza, porque te tengo aprecio, y aprecio curtido en la batalla y las veces que autorizaste me echaran gasolina ahí, en la pista de la ENATES, … yo no sé como ese hombre llegó ahí.

Siro: ¡No me digas eso! 

Saborido: En realidad… hubo alguien que dijo que el tipo era familia de Fidel, ya eso le ganó parte del voto. Luego teníamos otro por ciento de personas muy agradecidas con él, ya que gracias a su filantropía obtuvieron sus casas, que también lo apoyaron. Eran todas mujeres, algunas casadas, pero todas en deuda con él.

Siro: ¿Por eso de las casas?

Saborido: Sí claro, él era el Vicerector de inversiones. Era bueno con los números, lo que tenía ese defecto: no había profesora jóven y bella a la cual el no ayudase a construir su vivienda. 

Siro: ¿Se vestía de constructor? ¿Iba a dar pico y pala? ¿A palear cemento? ¿Cargar ladrillos? ¿Cernir arena? Armar los…

Saborido: ¡Basta Siro! ¡Basta! ¡Nada de eso! Lo que hacía era otra cosa, ¿no entiendes?

Siro: Me voy haciendo una idea…

Saborido: Es que me da pena decirlo… tú estás ahí grabando. Me busco un problema. No estoy pa´ que me de otro infarto.  Mira, yo sé que al tipo nadie lo soporta realmente, porque apenas sabe hablar y se viste como peón de granja incluso, para los eventos oficiales. ¿Pero qué le voy a hacer? Es el más confiable… 

Siro: A pesar de esos rumores de desvío de algunos recursos para “ayudar ” a amiguitas.

Saborido: Coño Siro, ¡no te lo dije yo!

Siro: Yo lo que me pregunto Sabo, ¿cómo es que un tipo, que no está muy bien dotado a nivel neuronal, puede ocupar un cargo tan importante?

Saborido: La política de cuadros Siro, la política de cuadros.

Siro: A ver si alguien lee esta entrevista y lo botan de Rector.

Saborido: Puede que hasta lo promuevan; ya te dije: L-A P-O-L-I–T-I-C-A D-E C-U-A-D-R-O-S.

Siro: ¡De madre con esa política! Y todavía hablan de que Karla “se metió en política”. Dime tú Sabo, amigo de tantas Coronillas, Paticruzao y Matusalém en balcones de Pueblo Griffo… ¿qué política hace más daño? ¿la de una muchachita de 18 años o esa de la que tú hablas?

Saborido: Sniff, Sniff, coño Siro… no me pongas pensativo… La verdad es que todo el mundo se sorprendió cuando pusieron a ese hombre de Rector; pero bueno, ya te digo, entre los votos femeninos, los que creían que era familia de Fidel, y el hecho que era el más comprometido ideológicamente…

Siro: A mi no me cuadra esa “ideología” y “limpieza en los principios revolucionarios” con la regaladera de casas, pero bueno, yo de Educación Superior no sé nada. Mejor me callo. Digo, pregunto.

Saborido: Pregúntame, pregúntame…

Siro: La verdad es que me has dicho cada cosas… que me he turbado. Déjame calmarme…

Saborido: Yo también estoy algo alterado… coño Siro, nuestro amigo Eduardo Cruz nunca me advirtió de estos problemas; ni Vitico. De verdad estoy al pedir un remplazo.

Siro: ¿A Cabello?

Saborido: ¿Qué Cabello? ¿Juán José? ¡Ese está más raro! Ahora dice que extraña el olor de la panadería en la Calzada, el de los tomates podridos en el agro de enfrente, y el de la torrefactora de café al lado de su casa. Se ha puesto nostálgico. Ya lo único que le falta, es decirme que extraña el olor de la zapatería dos cuadras más arriba, o el de la Fábrica de Glucosa. ¡Coño!

Siro: Pobrecito…

Siro: Y ahora, pa colmo, esta muchacha, cienfueguera también, me deja este mal sabor en la boca. ¡Me cago en Cienfuegos chico!

Siro: Coño Sabo, ¡qué tú eres de ahí también! De la tierra del Benny…

Saborido: Ya la gente no sabe ni quién era el Benny, la gente ha perdido la decencia… 

Siro: Y la presencia… porque la verdad que mira, … no es lo mismo, mirarte a ti, con esa apariencia impecable con la que siempre andabas por esos pasillos de la UCLV,… como te vestías y te vistes… y ver ahora, a Castro Alegría, siempre en púllover… que parece va o viene de una microbrigada… ¿por qué no le donaste un par de sacos, 3 o 4 camisas, una corbata…?

Saborido: Iba a hacerlo, pero nada le servía. ¿Ves este traje? Es de marca… iba a regalárselo pero no, no le sirvió. Le queda demasiado grande.

Anuncios

6 comentarios en “José Ramón Saborido (Ministro de Educación Superior de Cuba): “Esto de esta muchachita, Karla, me ha dejado un mal sabor en la boca”

  1. Sr. Ministro de Educación Superior:

    Debo decirle dos cosas:

    Primero, y usted debería saberlo, lo de “muchachita”, que, según el tono, no tiene mayores connotaciones para un cubano, si las puede tener fuera de la Nación, pues puede sonar peyorativa o minusvalorante. Karla, simplemente, es mayor de edad y, por tanto, es una ciudadana cubana en plenitud de disfrutar y reclamar sus derechos, aún cuando hacerlo pueda resultar ilegal, a la luz de la Legislación vigente.

    Segundo, dentro de lo que se puede deducir de sus palabras, pues, mire usted por donde, al menos parece que se puede establecer un diálogo medianamente “decente” con usted. No estoy hablando en nombre de la Presidencia de S+, que está privada del derecho a la comunicación por decisiones de otros Ministerios que parecen mandar más que el suyo, sino en el mio propio y creo que en el de muchos de mis compañeros miembros de S+, le pido en este medio, o en el que estime oportuno, un diálogo abierto para hablar de la situación de la educación actualmente en Cuba y como podemos, entre todos los cubanos, ponernos manos a la obra para remediar todos sus males, al menos los que podamos, y que los premios Pulitzer de Periodismo y Teatro se entreguen en el futuro, de ser ello posible, a cubanos residentes en la República y no a residentes en el exilio.

    Quedo a su disposición.

    José Manuel Presol.
    Ciudadano cubano (aunque me hayan querido privar de ello).
    Miembro de S+.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s