Modesto Agüero: “¡Al fin me retiré! ¡No veía la hora para dejar de escuchar a Rodolfo!”

Ayer mientras miraba el programa “Antesala” recibí una de las noticias más tristes que puede recibir un fanático de la locución deportiva; solo comparable con una derrota por nocaut a un equipo Cuba.

Modesto Agüero, mi amigo Modesto, modesto y sencillo como pocos, a quien entrevisté hace cuestión de dos o tres años, decía para todo el país, en plena transmisión deportiva, que se retiraba.

Yo que conozco sus desvelos, y sus infinitas madrugadas por los estadios del país. Yo que sospecho lo díficil que debe ser para él estar al lado de Rodolfo García – ese otro locutorazo de la programación deportiva -, durante tantos años, no pude hacer otra cosa que llorar.

Terminado mi sopor, me dirigí hacia su casa, y allí lo esperé, que llegara del ICRT para entrevistarle.

Modesto Agüero junto a Siro Cuartel

Modesto Agüero: Siro, mi hermano… ¿qué haces sentado ahí? 

Siro Cuartel: Hace muchos años que estoy esperándote…. digo, un par de horas. Coño Mode, ¡qué mal me ha puesto esa noticia del retiro tuyo! Vine a entrevistarte.

MA: Coño Siro, pero que no sea una entrevista como la otra que me hiciste.

SC: No chico, esta es una entrevista más íntima. Mira, de  verdad estoy conmovido. Si hasta le avisé a Julita y todo.

MA: ¿Sí? ¿Y qué dice Julita? ¿Cómo está? 

SC: Está bien, ahí, tirando,… tú sabes. Todavía un poco dolida con lo del Latino, pero bueno; ya el tiempo no puede volver atrás. Dice que ya sabía lo de tu retiro. ¡Coño, y no me dijo nada! Yo, que vivo de las primicias, tener que enterarme así, que te ibas, que te vas. Mira, te lo confieso, no estaba preparado.

MA: Ha sido una decisión difícil, pero que no fue tomada a la ligera. Como diría el poeta Pablito: El tiempo pasa, y nos vamos poniendo viejos…”

SC: ¿Pablito FG?

MA: No, Milanés.

SC: ¡Ese traidor! Coño Mode, que ese hombre se nos viró con fichas. En fin, dime, ¿por qué ahora? ¿por qué te retiras ahora?

MD: En realidad ya he visto todo lo que tenía que ver. ¡Hasta una selección nacional noqueada por un país como Holanda! Pero Siro, no seamos ingenuos: ¡esto se veía venir! ¿Te acuerdas de aquel juego contra China? ¿El que picheó Bruce Chen? ¿Te acuerdas de aquellos juegos contra Australia? ¿Aquel juego frente a España? Siro, nos hemos convertido en la makinguara del béisbol internacional.

SC: Es duro, duro como el muro que se encontró Jovanotti. 

MA: Tan duro como será el regreso de Héctor Miranda, y esa tropa que anda por Nueva York. Hablando de eso, tengo que ver a Cancio, que me trajo unas pastillitas de calcio, para los huesos.

SC: Por mi casa tengo un pomito de Glucosamina con Condroitín. Si quieres…

MA: Ahora que estoy retirado cualquier cosa me viene bien. Me da lo mismo un Advil, que un par de pastillas de Vitamina C. Siro, ahora no será igual. Con el retiro llegará el ostracismo. ¿Quién se apiadará de este anciano en sus achaques y dolencias? ¿Quién me reconocerá en el agro? ¿En la oficina de ETECSA? Tendré que hacer colas como el más común de los mortales.

SC: Y Rodolfo, ¿qué dice Rodolfo?

MA: Lo dejé llorando. Puso un cassette de Enmanuel… y entró en crisis. No me abandones, no me abandones, decía.

SC: Pobre…

MA: ¿Pobre? ¡Pobre yo, Siro! Cuándo ese hombre gritaba el “VUELA” ese en el oído, yo quería matarlo. Si te soy sincero, te diría así: “Coño, ¡al fin me retiré! No veía la hora de dejar de escuchar a Rodolfo!”

SC: Coño Mode, que fue tu pareja de locución por muchos años. Algo tiene que existir dentro de tu corazón. Un sentimiento sincero, amistad, aprecio… ¿no te da lástima que lo dejaste escuchando a Enmanuel? ¡Eso  es tan triste! Coño, estamos hablando de Enmanuel; peor que eso no hay nada; bueno, Arjona.

MA: No, y luego puso a Nelson Ned, y me miraba y decía: “¿quién es aquel, que no vivió momentos felices….?”

SC: ¿Viste? Él no es malo… es que fueron muchos años juntos.

MA: Después se animó un poco, y le dio por poner la única canción de los KC & The Sunshine Band que se escuchó en Cuba; y me miraba fijo, y me gritaba el estribillo: Please, don´t go,…”

SC: Bueno si se animó entonces, es que está bien. Que lo asimiló con entereza.

MA: Eso pensaba yo, pero no; luego tuvo una recaída, y se puso a oír a Electric Light Orchestra: “Don´t walk away. All you gotta do is to stay,” me decía.

SC: Pobrecito…

MA: Después saltó para Enrique Iglesias.

SC: ¿¡Súbeme la radio!?

MA: No, chico. Rodolfo es un clásico. A él le gustan los clásicos. Además, estaba triste, recuerda.

SC: ¿No me digas que se puso a cantar el “Si tú te vas el dolor me comerá”?

MA: Así mismo… coño Siro, me entró en sentimiento de culpa. Y más cuando después se puso a escuchar a Vico C. ¡Me partió el alma la verdad! Escucharle eso de “(…) escogistes el camino de la separación, y tú no sabes como eso afecta mi corazón . “

SC: Dios mío, ayúdame….

MA: Ahora el remordimiento me quiere matar…

SC: Pero ya es tarde; ya escogistes tu decisión…

MA: Sí… bueno, por suerte ya está bien. Me pasó un mensaje hace par de minutos, y me puso textualmente:Te lloré como un río.”

SC: ¡Qué tierno! Evyán se sentirá celoso.

MA: ¡Evyán lo que está que no le cabe un alpiste más! No es fácil el camino, Siro. Escabroso, parece que llegas, pero no. De pronto se te atraviesa un tipo como Felo Ramírez, y te jodes. Es  también un camino lleno de zozobras, de dolor. Cuando un amigo se va, queda un espacio... un vacío…

SC: El caso es que te has ido… y el que has dejado el vacío eres tú. ¡El último de los condottieri! De los Mohícanos, quise decir.

MA: Pero… ¿qué le iba a hacer? Al tema este de la vergüenza vivida en Japón, – tú sabes de qué te hablo – para colmo de males, se me cayó el punto de los tabacos. Viajar ya no tiene el mismo sentido. Pero bueno, ya lo dijo el poeta.

SC: ¿Pablo Milanés?

MA: No, Joan Manuel Serrat. Caminante no hay camino… 

SC: Coño, que no es fácil ver perder a nuestro equipo de esa manera. ¿E Higínio? ¿Qué dice?

MA: Ese llegó y escondió la cabeza como un avestruz del Zoológico. ¡Qué cara más dura! Mirame a mí, aquí, de pie… dándole el pecho a la situación, la cara,… un poco trasnochada, pero aquí estoy, con mi mejor voluntad, dándote a tí, un profesional de la prensa como tú, una entrevista por mi retiro. ¿Crées que él haga lo mismo?

SC: ¿Darme una entrevista?

MA: No, retirarse.

SC: Si te soy sincero Mode, no lo creo. Ni la una, ni la otra. Pero qué se le va a hacer… ya lo dijo el poeta.

MA: ¿Pablo Milanés?

SC: No, Cirilo, Cirilo Villaverde. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s