Fernando Ravsberg: “Siro, el del pullover rojo traía un hambre… y sed, también tenía sed.”

Luego de dos semanas de intenso debate en las redes sociales con respecto al tema de “Los periodistas imprescindibles”, andaba yo buscando todavía los likes de aquella publicación – sobre todo a quienes lo dieron y ahora no aparecen – cuando el que apareció fue mi jefe y con cara turbada me dijo que tendría que volver a mi viejo oficio de entrevistador.

<<Siro, ha salido de la clandestinidad un agente encubierto de La Pupila; ¿todavía tienes el contacto con el editor de ese Blog?>> me preguntó y al conocer mi respuesta, y de los lazos indisolubles que me unen a Iroel Sánchez me apuró entonces.

<<Pues ve para su casa, que están festejando.>>

“Jefe, ¡Cuba no ganó la Serie del Caribe!, ¿Festejando qué están?”, pregunté

No sé, supongo que un éxito; nadie festeja una derrota. Dale ve, no demores,” me ordenó.

Así que otra vez me aparecí yo en ese lugar… pero por más que toqué en la puerta nunca me abrieron. Y eso que se sentía al Chacal dentro.

Justo en ese momento recibi una llamada de Fernando Ravsberg. Me invitaba a una comidita en el patio de su casa.

Fernan, no puedo“, le dije.

“Ven hombre, mira que voy a hacer un asado con tilapia de potrero. “La roja”, la que a ti te gusta.”

Fernan, es que tú te reúnes con cada elementos” argumenté para hacerme el importante.

Pero bueno, a tanta insistencia – uno no puede negarse así como así a comer un asado uruguayo – decidí ir.

Para no llegar con las manos vacías compré un doce de Heineken, y tras dos horas de camino, entre botellas y almendrones llegué a la casa de mi amigo Fernando Ravsberg.

Siro Cuartel: (tocando a la puerta) Fernan, ábreme… dale que yo sé que estás ahí. Desde aquí afuera siento la música.

Fernando Ravsberg: ¿Quién es?

SC: Soy yo. Siro

FR: (abriendo la puerta) Coño compadre, al fin llegas.

SC: El transporte Fernan, el transporte. Pero no importa llegar tarde, si no llegar. Oye ¿qué escuchas? ¿Yomil y el Dany?

FR: No chico, Los Redonditos de Ricota. Música argentina. Pasa, pasa, acomódate aquí en la sala, que tengo visita allá atrás.

SC: Mira, esta vez no vine con las manos vacías. Traje cerveza.

FR: Coño Siro, pero lo hubieras dicho antes. Pasa, pasa para el patio, pasa rápido que no quiero pegaos. ¿Cerveza Presidente?

SC: No, Heineken. Holandesa, muy bue….

FR: Coño Siro, ¿tú me quieres joder? Saca, saca esa Heineken de mi casa. ¿Cómo que de Holanda? Siro, ¿tú no sabes que Holanda pertenece a la OTAN? ¡¿Cómo tú vas a traer cerveza holandesa?!

SC: Bueno yo… ¿la boto?

FR: ¡Vas a botar, ni vas a botar! Lo que tenías es que haberla traído envuelta compadre,… o haber traído Corona que es mexicana. Pero bueno, pensándolo bien, si Alemania pertenece a la OTAN también, e Iroel estuvo hace poco en Alemania y seguro que tomó cerveza alemana… ¡venga esa Heineken!

SC: Fernan, cuando uno tiene claros sus principios, ¿qué importa lo que uno come o toma? Lo importante es lo que se lleva dentro, en el pecho y en la mente. Vaya, digo yo.

FR: Tienes razón compadre… disculpa. Es que esto de las fiestas… mira, la última que tuve aquí en la casa, con unos amigos, no fue del todo feliz. Disculpa, es que ando turbado.

SC: Y… ¿qué fiesta fue esa?

FR: Una comidita que hice. Unos chorizos parrilleros, ¡cubanos, pero la receta “de afuera”. Pero no me hagas recordar ese suceso. Ha sido tan triste.

SC: ¡Cuéntame! ¿Cuándo fue?

FR: Un domingo… aquí, con mi esposa, Harold, tú lo conoces; Ida, la italiana y su marido; Paquito, que vino después; otro amigo, y otro amigo de Harold, un tal Javier…

SC: ¿Amigo de Harold? ¿Cuál? No me digas que uno de esos que dan like en Facebook, y luego se esconden cuando se forma “la candelá”

FR: No sé si este… ¡da igual! lo que sí puedo decirte coño, es que ¡a mala hora lo invitaron! Mira, es este, el de esta foto. ¡Si hasta lo circulé en negro!

16651815_10211978655801015_419216920_nSC: ¿El del pullover rojo?

FR: Ekelekuá, el que está a la izquierda.

SC: ¿El de la izquierda? Pero… ¿eso es una camisa o un pullover?

FR: Da igual. Ese mismo. Siro, ¡qué hambre traía ese hombre! Yo sirviendo, tú sabes, y el hombre pidiendo: <<Tócame Fernando, ¡tócame!>>, decía. Vaya, que le diera jama, que le sirviera.

SC: ¿Y tú lo tocaste? Digo, le serviste.

FR: Parece que no fue suficiente…Coño Siro, que estamos en Cuba ¿no? Había que distribuir.

SC: Sí, claro. 

FR: Ha sido tan triste… Ahora anda diciendo que “no lo toqué” Y que lo que le di fue salchicha. Después que acabó con la quinta y con los mangos. ¡Por poco revienta de la hartada que se dió! Se comió los chorizos que le tocaban a él y más que eso. No me hagas recordar… coño, ¡el pobre Paquito! 

SC: ¿Qué pasó con Paquito?

FR: Paquito venía de una de esas REUNIONES interminables del PCC, y traía un hambreeeee. Yo había asignado 2 chorizos rioplatenses per cápita, al mas estilo de distribución socialista, con su correspondiente cucharada de salsa chimichurri, y el tal Javier, en un descuido ¡le cogió el chorizo a Paquito! O sea, se los comió. Y Harold, imagínate, apenado. <<Es que el hombre tiene hambre>>, me dijo para justificarlo. Y luego, como se veía sudoroso me dijo: “Dale agua, que también tiene sed.”

SC: De madre…e Ida esa ¿es la italiana?

FR: Ella misma. La pobre… qué pena con ella. Cuando vió esa escena… dice que nunca había visto “mangiar” tanto a alguien desde la “dopoguerra.”

SC: Oye… ¡y mira que se pasó hambre en Italia en “la dopoguerra”!

FR: Me dijo: <<Fernando, Io mangiavo tutto. A casa mia si mangiaba come pazzi, ma non cosí tanto! Questo sembra pazzesco. Non si capisce nulla.>>

SC: Ecco… nadie comprende nada. Oye, ¿y se quedó sin chorizo Ida?

FR: ¿Quedarse sin chorizo Ida? Para nada. Oye Siro, ¡esa italiana es una fiera! Imagínate, que vio el tenedor del muchacho cerquita del plato del marido de ella, y le dijo “Piano ragazzo, piano, ¡non mi conosci!” Y le puso una cara… que si el muchacho le toca el chorizo a su marido, ahí mismo se forma. 

SC: El  pobre, traía hambre.

FR: Después andaba velándole el plato de chorizo al amigo de Paquito. 

SC: ¡Porca miseria!

FR: Miseria nada, que había para todo el mundo. Lo que ese muchacho es un glotón. Mira, mira la foto, si tiene la cara redonda.

SC: Yo más bien se la veo cuadrada.

FR: ¿No será “un cuadrado” de esos que dice mi amigo Silvio? ¿O un cuadro? Mira Siro, sinceramente, ya de mirarlo me da mala pinta.

SC: Ese es el pullover; pero sí, mirándolo bien, más que un rostro cuadrado, tiene un rostro compungido.

FR: Debía estar tragando o masticando en ese instante. Yo creo que ahí se había acabado el vino.

SC: Seguro estaba tragando en seco.

FR: ¡Culpa suya! ¡Si él fue el que se tomó todo el vino! Con la escusa que no tomaba mate. Y Harold justificándolo. <<Fernan, es que tiene sed>>, me decía.

SC: Fernan, es que tú te reúnes con cada elementos. Pero nada, seguro la pasaron bien. Tomaron mate, jugaron dominó…

FR: En eso sí era bueno el muchacho. ¡Se viraba con cada fichas! 

SC: ¿La bajita siempre?

FR: ¡Pa qué hablar de eso! Y ahora pa colmo… Coño Siro, que no quiero recordar, pero… este hombre… ¡Mira que decir que “no lo toqué!” Él, que estuvo en mi casa, que se metió en mi casa. Y ahora anda diciendo esas cosas.

SC: Lo trajeron… como el Caballo de Troya.

FR: ¡Un Judas, Siro! ¡Un Judas! ¡Con tantas veces que leí la Ilíada! ¡La Biblia! Y pasarme eso a mí. Menos mal que ese día no saqué la carnita que tenía en el frío. Si no todavía estuviera yo en 100 y Aldabó.

SC: Es que tú te reúnes con cada elementos Fernando… con cada elementos. No sé, con ese pullover…que se ve feo hombre.

FR: Me dió lástima… lo ví así, con tanta falta de cariño.

SC: De caldero diría yo.

FR: Traía tanta hambre… y sed.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s