Osmany García: “Siro, en la Habana no hay quien encuentre un tubo de pasta de dientes.”

Llegué tarde al Aeropuerto de Miami. ¿Pero cómo iba a sospechar yo que Maylín Legañoa, una periodista a la que vi crecer me iba a dar la mala de esa manera?

<<Siro, Osmani llega a las 5.00pm>>, me dijo cuando la llamé.

¡Qué embarcada me dio esa muchacha! Coño, ella antes no era así. Pero bien, uno entiende.

Igual me pasa con Jorge Ebro, que me ha tumbado 2 o 3 entrevistas mándandome para cualquier lado menos para donde debo ir. Un día le hablé de qué quería entrevistar a Rigondeaux, y me dio una dirección de un gimnasio en la 62 del NW. Otro día le pedí me diera la luz con José Fernández, el pitcher, y me mandó para una iglesia en Homestead. ¡Coño, qué malos son estos periodistas del Sur de la Florida! Muy profesionales en el trabajo, pero en los sentimientos… pero a Ebro yo también lo entiendo. Tiene que pagar sus taxes claro,… ¡y cómo vienen este año, Jorgito!

En fin, que le tienen envidia a DDR esta gente, pero si creen que así van a entorpecer mis labores… yo tengo un pase anual del MDM, y con eso voy hasta el fin del mundo. Yo llego al Hialeah Metro Station y de ahí, llego a cualquier lugar de los Estados Unidos.

Volviendo a lo de la entrevista… ya Jorge Carrasco me lo había dicho: <<Siro, Osmani tiene tremendas ganas de verte.>>

Y así fue. En cuanto a mí me vio, a mí se abalanzó, y con voz entrecortada me dijo:

<<Coño Siro, ¡yo te hacía esperándome en el aeropuerto compadre!>>

Entonces tuve que explicarle….

2-2Siro Cuartel: Osmani, ¡al fin te decidiste compadre! Oye, tanta gente queriendo venir, y tú que la tenías en la mano demorándote. ¿Por qué la demora?

Osmani Garcia: Me obnubilé compadre… me obnubilé. Mira, yo esperaba que después del 17D del 2014 las cosas cambiaran. Apostaba a ello; pero compadre, ¡el cuartico está igualito!

SC: ¿Siguen reprimiendo las Damas de Blanco?

OG: Yo ni sé. Yo duermo por el día. Lo que sé es que cada día se hace más dificil conseguir las cosas. Mira, aquí dónde me ves, ¡hace 3 días que no me lavo la boca! Tú vienes, y vas, y regresas, pero vuelves… ¡tú no tienes idea de lo qué eso significa!

SC: Coño, qué pena compadre, si llego a saber eso…

OG: Mira Siro, te voy a dar la exclusiva: más que nada estoy aquí por eso. ¡Ya me cansé de estar pasando trabajo para encontrar la pasta de dientes! No hay quien encuentre un tubo en la Habana.

SC: Wow… yo te hubiese mandado un tubito. Aunque sea de AIM, de esos que venden en el Todo por un Dólar.

OG: ¡Aquí le traigo a Sevcec uno de los últimos reductos de la guerra fría. Un tubito de pasta Perla, ya medio vacío, que me regaló el de Materias Primas del Comité. Pa´que Sevcec la pruebe, y pa´que me diga después. Primero que la pruebe, y después que me critique.

SC: Te entiendo, aunque a mi me parece que los dientes de Sevcec son implantes, porque… ¡son tan blanquitos! Vaya, yo tengo mis dudas.

OG: Da igual… que la pruebe. Oye Siro, ¡tengo unas ganas de tomarme un jugo de naranja! Pero natural… 

SC: ¿Está también eso perdío por allá? ¡Y lo caro que son aquí los juegos de naranja! En cualquier restaurante te sale casi como si fuera un plato fuerte.

OG: ¡Yo hace años que no veo una naranja! ¿Y toronjas? Llégate por la Isla de la Juventud. Si encuentras una toronja, te regalo mi último álbum firmado y todo.

SC: Naranjas… coño, y yo que cuando viajaba por la autopista paraba ahí… por Jagüey… ¡estaban al bote! Era solo entrar en el campo.

OG: Ya todo eso es marabú. Mira, a mí no me preguntes, ¡pregúntale a Descemer! El último  jugo de naranja que me tomé, me lo tomé en su casa. ¡Cómo tiene jugo Descemer! Los compra por cajas. Hay que ver que los traumas del Período Especial afectan a uno terriblemente.

SC: ¡Así mismo es!

OG: Bien, dime, ¿para dónde me llevas? Mira que ando con el familión completo. No se te ocurra llevarme para el Rusty Pelican. Mejor un Palacio de los Jugos… Siro, ¡qué hambre tengo! En ese avión no me dieron ni refresco.

SC: ¿Volaste con American?

OG: Yo no sé ni con quién volé. Da igual. Todos te cobran un ojo de la cara. ¡Y todavía Marco Rubio quiere quitarlos! Si eso pasa habrá que volar por Cancún, ¡más dinero!

SC: Quiere quitarlos por la seguridad aeroportuaria, claro…

OG: ¿Y los charters? ¿Por qué Marco no protestó con los charters? Mira Siro, ¿a qué cubano le importa eso? Mira lo que traigo aquí: ¡un elegguá! Con esto no hay terrorismo, ni avión que se caiga.

SC: Coño Osmani, que ese Marco Rubio no es ningún comemierda compadre. Aunque… mira, ¿por qué no le preguntamos a Alex Otaola qué piensa de Marco Rubio, de los vuelos a Cuba..?

OG: ¡Ese es otro que no quiere saber de vuelos a Cuba! 

SC: Entonces, ¿tú crees que con un par de elegguás no haya que montar alguaciles en los aviones?

OG: Alguaciles no, aguacates, comida, refresco, bebida y jama, precios baratos. Eso es lo que hace falta y la gente quiere ¡Y Wifi free! ¿Sabes cuánto cuesta una hora de Wifi por allá arriba? ¡$6.45 usd!

SC: Wow… ¡qué caro! ¡por las nubes ese precio!

OG: Y todavía hay gente en Miami criticando los $2.00 cuc que se paga por el Nauta en Cuba.

SC: Esos son los Bayly, y los Cao, Juan Juan, Salvador el de “Para Bailar”, Armando de Armas, esa gente no sabe nada de Cuba compadre.

OG: ¿Y qué me dices de Karen Caballero? ¿Ambrosio Fornet? ¡Rolando Nápoles! ¡Cómo ha cambiado Nápoles! Bien que me lo dijo Rumbaut. ¡El tipo ha cambiado un mundo!

SC: El hombre piensa como vive… seguro que Nápoles vive ahora en un mejor lugar. Todavía me acuerdo cuando iba a Fy3ra… ¡con el placer que se comía la comida que daban en ese comedor! Coño, el viejo Virgilio… ¡qué bueno era! ¡Y Mesa! Mira, mejor hablemos de otra cosa… dime, ¿cómo te va con tu último hit, Sacúdete la arena?

OG: ¡Es una bomba! 

SC: Sí sí, me consta, me consta.

OG: Una gran experiencia… la grabación fue todo un éxito. Lo único malo fue que tuve que enterrarme en la arena. Apenas la cabeza fuera.

SC: Sí, sí, yo vi las imágenes.

OG: ¡Tres semanas pa´ quitarme la arena de la cabeza! Siro, ese Champú de placenta…

SC: ¿El de Suchel? ¿El de Labiofam?

OG: Los dos… ¡tremenda mierda compadre! 

SC: Pero yo noto que te ha crecido el cabello… dime, ¿cómo es eso de que le tuviste que dar tus zapatos a Rubiera?

OG: Oh my God… ¡lo más grande ese hombre! El pobre, andaba descalzo, ¡y yo con tantos zapatos en mi casa! le regalé los que traia. Unos mocasines de piel. Salvatore Ferragamo.

SC: ¡Tremendo salve!

OG: Eso, eso…

SC: Un gesto muy altruista de tu parte. Igual que con las bicicletas que regalaste en Párraga. 

OG: ¡No es fácil salir de Párraga! ¡Cómo está el transporte Siro! Esos niños, para ir a la escuela, a pie…

SC: Pero sin armas, sin drogas…

OG: ¡Así mismo compadre! Ya te digo, Karen Caballero no sabe nada de Cuba. Oye. ¡cómo me gustan tus entrevistas Siro! Esta sin dudas es mejor que la que me hizo Maylín.

SC: Deja eso… bueno sí, DDR no es Telemundo pero… mira, cuéntame de Italia, ¿qué te pasó?

OG: Una mala experiencia… confié en las personas equivocadas. Un supuesto productor musical. Me sacó a pasear en su bote, me compró una botella de Havana Club. Na, y el muy cabrón hasta le tenía puesta una banderita cubana al bote. Pa convencerme, enredarme.

SC: ¿Y qué pasó?

OG: ¡Qué el bote era alquilado compadre! Ese tipo no tenía ni medio peso. Y tenía una especuladeraaaaaa

SC: ¿Era italiano? Digo, porque yo conozco unos cuantos que no son italianos y andan por aquí igualitico.

OG: Un italiano sí, … ¡cómo me engañó compadre! Y yo todavía gastándome dinero llamándolo desde Cuba, que tú sabes bien como es eso de las llamadas telefónicas en Cuba.

SC: Carlos Alberto, el de la Chiringa me ha contado, bueno, me contaba… Sigue, ¿qué pasó?

OG: Nada, que el muy cabrón me decía que no me preocupara. Yo indagando por el disco, y él: “Tranquilo, eso es Cosa Nostra.”

SC: Wow…

OG: Yo alterándome (qué tú me has visto en mis trece), y le hablaba del disco, que cuándo iba a salir, y él: “Caro, caro…” 

SC: ¿Caro? ¿Cuánto?

OG: Siro, Caro es “querido” en italiano. ¿Capisci?

SC: Lo que capisco es que… ¡te salió caro el disco!

OG: Pero ya eso es parte del pasado, y lo pasado, pasado; cómo dice José José.  Ya estoy en manos de Robin. 

SC: ¿Robin Hood? ¿Le vas a quitar a los ricos para darle a los pobres?

OG: ¡Para qué me den estoy yo! ¿No oyes que vengo con el familión completo? Ahora mismo, estoy más embarcao que un pelotero de Grandes Ligas. Tengo que ponerme a pinchar duro pa´mantener toda esta gente. Mira, mejor dejamos eso del Palacio de los Jugos para más tarde, y llévame para el Children and Family que lo mejor que hago es ir adelantando el papeleo, pa´ que me lleguen los Food Stamp pronto. ¿Si? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s