José Ramírez Pantoja: “Yo pedí también permiso para ir a Argelia, pero me dijeron que ese central ya no existía”

 

Después de 48 horas de un accidentado viaje, y luego de dar vueltas por la ciudad de Holguín, me encontré, por fin, frente a la casa del holguinero más mencionado en las redes sociales en las últimas dos semanas.

No crean que hablo de Aroldis Chapmann, no, hablo de José Ramírez Pantoja, a quien me encontré abatido, sentado en el portal de su casa, triste y acongojado.

No es para menos. Al pobre en menos de un santiamén le ha caído una locotomora rusa encima, pero que alegría me dio cuando le vi sonreír al verme.

Siro, hermano, ¡yo sabía que tú no podías fallarme!“, me gritó desde su humilde morada, y yo, sin quitarme el polvo del camino, le pregunté si podía, al menos quitarme los zapatos. Él, asombrado, y aunque sancionado, no perdió tiempo – ni el oficio – para hacerme una primera pregunta.

PANTOJAJosé Ramirez Pantoja: Coño Siro, te ves demacrado…¿qué ha pasado? ¿por qué demoraste en venir? Por aquí ha pasado hasta un uruguayo a entrevistarme, y yo preguntando, ¿dónde está Siro Cuartel? Te soy sincero… ¡pensé que tú también me habías abandonado! 

Siro Cuartel: Coño Pantojita, no me digas eso… hace días que salí para acá, pero tuve que venir por los amarillos.

JRP: ¿Cómo que por los amarillos Siro? ¿Y tu carro?, digo, ¿y el carro de la redacción de DDR?

SC: Coño Panto… ¡qué no se diga que tú no oyes noticias! ¡Nos reasignaron el combustible al 50%! He dado más vueltas que un trompo para llegar aquí.

JRP: Verdad, verdad… ¿pero a ustedes también les afecta eso?

SC: Pues claro, mira, yo no digo nada; ¿y si me quitan el viaje al extranjero? ¿de qué voy a vivir dime? ¿Eh? Sigo cogiendo botellas, seguiré con ampollas en los pies, pero no puedo perder los beneficios. ¿Y si me quitan la Internet? 

JRP: Cierto amigo… cierto. Pero yo creo que la Internet es mala Siro.  Ayer estaba viendo a Josefina…

SC: ¿La mujer de Napoleón? ¿En el Educativo?

JRP: No Siro, la Vidal, que por cierto, he descubierto algo, … hubiera querido publicarlo en mi blog, pero como sabes, ya no tengo blog. 

SC: ¿Qué descubriste?

JRP: Que Josefina no es familia de Amaury Pérez.

SC: Bah… eso lo sabía yo hace rato. ¿Y por qué dices que la Internet es mala ?

JRP: Porque pensando así, como los locos… Siro, si yo no hubiese tenido Internet, no me hubiese pasado lo que me pasó.

SC: ¡Exactly! Oye Pantoja, compadre, ¿estás seguro que puedo quitarme los zapatos?

JRP: Claro Siro, claro, ¿qué cosa peor puede sucederme en estos instantes? ¡quítese esos zapatos! No faltara más, estamos en familia ¿no?

SC: Ese tren de Cacocúm aquí me ha matado Pantoja, pero bueno, ¿qué iba a hacer? ¿seguir ahí en los amarillos de Nueva Paz? He hecho un viaje horrible. Nueva Paz – Morón; Morón – Guáimaro; Guáimaro – Puerto Padre; Puerto Padre – Las Tunas; Las Tunas – Cacocún, y de Cacocún para aquí. ¡48 horas! 

JRP: ¿Y eso? ¿Por qué tantas vueltas?

SC: Andaba con un directivo de la fábrica niquelífera de Moa. ¡No, y el tipo quería que fuera hasta Moa a que hiciera un reportaje! Pero tú sabes que yo conozco bien de geografía, y le dije que no, que me dejara en Cacocún. 

JRP: Me hubieras llamado, yo te hubiera llamado… aunque yo con eso del teléfono no tengo suerte. Mira el problema que me he buscado por no haber llamado a Karina compadre. La gente habla mucho, pero no saben que ETECSA por estos territorios está que no se quiere. Mira estas montañas a mis espaldas. ¿Tú crees que la señal llega aquí con claridad?

SC: Sí, ya oi algo de eso… que no le pediste permiso a Karina. Pero… ¿y para qué había que pedirle permiso a Karina, pregunto yo? Coño, que llevamos 50 y pico de años pidiendo permiso hasta para ir al baño.

JRP: No sé, eso dijo Harold el de La Joven Cuba, pero lo que Harold no sabe es que yo estuve pegado al teléfono, y no me pude comunicar con Karina. Claro, si andaba de viaje.

SC: Cierto, cierto… andaba por Singapur, y allá Cubacel no tiene roaming. Coño, pero que cosas dice Harold compadre. Ni que él fuera a pagarte la llamada internacional. Pero a ver, antes de mí, ¿con quién más hablaste? ¿Alguien de Holguín? ¿El Granma? ¿Juventud? ¿Trabajadores? ¿Lázaro Barredo? ¿Taladrid?

JRP: Ninguno de esos vino a verme. Tal parece que tuviera lepra. Hablé con 14 y medio; con Mario J. Pentón.

SC: Ese yo creo que es sobrino de Yeya Pentón…

JRP: ¿Y eso que tiene que ver Siro?

SC: Sigue, sigue, déjame a mí, que yo sé lo que me traigo entre manos.

JRP: Hablé con un uruguayo, con Ravsberg. El pobre, no sale de una pa´ entrar en otra, pero bueno, le dio el pecho a la situación.

SC: Seguro es familia del negro Varela,… ¿y con quién más hablaste?

JRP: Con Mirabal, un muchacho de Matanzas, pero Siro, no me mires así, ¡tú no llegabas nunca!

SC: Estaba con tu tía, la pobre,…

JRP: ¿Ves? Tampoco pude ver a mi tía… pero Siro, de verdad todo está muy raro. Dice la Vicepresidenta de la UPEC que yo quiero irme para Miami.

SC: ¡¿Pa ese lugar!? Solavaya Pantoja, para ese lugar no vayas. Morirías en vida.

JRP: También me han echado con el rayo por hablar con Ravsberg, que es uruguayo.

SC: Lo sé, lo sé, lo entrevisté el año pasado, en abril, ya en esas fechas, el hombre, andaba fajao a los tiros.

JRP: Pero Siro, ¿cuál es el problema con los extranjeros? Es que también me sacaron en cara que quise ir a México. Hace rato de eso. 

SC: ¿Y para qué querías ir a México?

JRP: Yo ni me acuerdo para qué quería ir a México. La gente no sabe que yo también pedí permiso para ir a Argelia, pero luego me dijeron que ese central ya no existía.

SC: ¡Lo bien que me viniera a mí ahora un vaso de agua ´zuca! ¿Ya sacaste los mandados?

JRP: No… Coño, disculpa ni café te he brindado. Agua fría no tengo, y… creo que tampoco tengo café. No si yo te digo a ti, ¡un chino tengo encima! Me dan ganas de dejarme caer en el barranco este, y que el río me lleve… Siro, hablando de mandados… ¿esto no será mandado por “El Chino”?

SC: ¡Estás loco tú! Si alguien está en contra de todo este secretismo, y quiere transparencia, y prensa crítica es él… ¡¿qué te pasa!? Vamos… ¡firme ahí! ¡qué no se diga que tú eres de esos que por unos megas de Internet pierde la perspectiva de lo que está pasando!

JRP: Me siento tan traicionado, … la UPEC, en vez de apoyarme, nada. Mis colegas de Holguín, nadie dice nada. ¡Y todavía me critican que hablé con 14 y medio! Pero Siro, ¿quién me dio la voz? Dime, ¿quién?

SC: Ese es el problema Pantojita, que nadie nos deja hablar,… que no nos dejan. Ya lo dijo el Maestro José Alfredo Jiménez: “Si nos dejan”, pero no, no nos dejan.

JRP: Esta gente todo lo ve mal. Siro, yo no critico la Revolución. Yo lo que critico son a los que hacen toda esta mierda en nombre de ella. Yo no puedo entender lo que ha pasado.

SC: Nadie entiende lo que pasa. Ni siquiera entendemos que pasa con La Pupila. En vez de estar hablando de Brasil, de Venezuela, del retroceso en los gobiernos de la izquierda latinoamericana; y mira a lo que se dedican… ¡si yo te digo a ti! Mira, ¡que ya tengo el mambí subido!

JRP: ¿Y qué harás Siro? ¿Te alzarás? 

SC: Como tengo estos pies no llego ni a la loma de la Cruz compadre, … déjame levantarlos un poquito, y si puedes, traéme una palangana con agua caliente pa meterlos dentro. ¡Estoy tan cansado, pero tan cansado…!

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s