Manolín “El Médico”: Siro, me da lo mismo Silvio que Pablo; lo que hay que estar encima de la bola

La primera vez que nos vimos fue en el año 1993. Tocaba él en la boda de Yuneisy, aquella amiga que se casó con un español cuarenta años más viejo que ella, pero con tanto dinero, tanto que no solo Yuneisy no veía sus arrugas, sino que también logró aplatanarlo. Para ello, el gallego, abrió una fábrica de pinturas en la Habana. Para casarse – perdón – para la boda, le pagó a Manolín 3000.00 dólares constantes y sonantes.

Así empezó Manolín: más carero que un Panataxi en los 90´. Luego comenzó a cantar en los Cabarets, y a cobrar más que nadie. ¡Ya estaba trepado encima de la bola! Si El Tosco pedía diez en la piscina de El Presidente, Manolín pedía 15. Si Van Van pedía 15 en el Palacio de la Salsa, Manolín pedía 20. Si La Charanga pedía 20, Manolín pedía 25… y así, hasta que un día cobró 30 dólares en La Cecilia. La gente los pagaba con gusto.Bueno, la gente es tan comemierda que es capaz de pagar 100 dólares por Baby Lores y el Insurrecto.

Yo no olvido los 30 cujes aquellos que cobró Manolín en La Cecilia. Ese día llovió un vendabal y Manolín no tocó ni 4 canciones, pero no nos devolvieron ni un centavo. Yo no pagué ni un kilo, porque la entrada me la pagó Mónica mi amiga italiana, pero me dolió tanto, tanto que no me contuve y fuí a decírselo personalmente. Me dijo que me los devolvería. De eso hace ya 20 años… y de aquellos 30 dólares yo no he visto ni medio peso.

Por eso, al verme lo primero que hizo fue poner cara de susto, Y así, de esa manera tan informal, comenzó nuestra entrevista.

Manolín “El Médico de la Salsa”: Coño Siro, mi hermano… ¡no me vengas de nuevo con lo de los 30 dólares esos. Mira que…

Siro Cuartel: Tranquilo compadre, tranquilo, si hay más tiempo que vida. Vine a otra cosa.

Manolín: Menos mal mi socio, porque mira… estoy escachao´ 

Siro: ¡Qué escachao de qué! ¡Si estás en el bombo! Pegao´hasta el techo…

Manolín: … ¡y no se sabe hasta cuando! Coño Siro mi hermano, me haces recordar cada cosas…. cada momentos, … momentos que no volverán

Siro: No, si yo tengo tremenda memoria. 

Manolín: Me consta me consta… 

Siro: Tú eres él que la tiene un poco jodida.

Manolín: Chico, ya te dije que te iba a dar esos 30 dólares

Siro: No, si yo lo digo por otra cosa.

Manolín: ¿Por qué?

Siro: Porque has olvidado de donde vienes, de una familia humilde. Has olvidado todos los estudios que te dio la Revolución. ¡Coño Manolín… hasta médico eres gracias a la Revolución, y sin pagar un centavo!

Manolín: Coño Siro me estás llevando más recio que Cao. Dale suave…

Siro: Bueno, dejemos eso… venía a preguntarte. ¿Cómo te va?

Manolín: Mal Siro, mal… esto de la política no da ni pa sacar los perros a mear. Es la verdad.

Siro: Te has vuelto un gran crítico… un politólogo de gran nivel. Arturo López-Levy es un niño de tetas al lado tuyo. Y Armengol… bah! ese no te llega ni a los zapatos.

Manolín: ¿En serio?

Siro: Pues claro… las malas lenguas dicen que te falta solo un poquitico para tumbar del caballo a Carlos Alberto Montaner. ¡Iroel se pondrá tan contento!

Manolín: ¡Yo soy el tipo!

Siro: Te veo bien… es la verdad. Y tirando para todos lados… vaya, pareces una escopeta de perdigones. Los otros días le metiste a Raúl, luego a Fidel, y ahora a Silvio. 

Manolín: Jejejeje, la verdad es que estoy… Siro, a mí me da lo mismo Silvio que Pablo, lo que hay es que estar encima de la bola.

Siro: ¡Estás igual que Amaury Gutierrez!

Manolín: Coño Siro, no me tires esa … no me tires tan abajo. Ese tipo no se puede parar en conocimientos al lado mío. Cómo ha mermado Amaury. Tiene a los Castros clavados en una costilla. Un tipo que en Cuba a duras penas protestaba por el precio de un coche desde la terminal de ómnibus hasta el Parque Vidal en Sta Clara. ¡Yo soy un profesional! Y de la salud además.

Siro: Pero tú también le estás tirando a los Castros.

Manolín: Esporádicamente, esporádicamente.

Siro: ¿Es un hobby?

Manolín: Quiero hacer carrera política. En la música me va bien. Me compré un apartamento en Miami Beach, un Mercedes Benz, pero la política da más.

Siro: ¡Pero si me dijiste hace un rato que no te daba ni un kilo!

Manolín: Porque aún no le he cogido la vuelta bien.¿Tú no ves a Berta como está? Gastando a manos llenas. Y viajando… ahorita tiene más horas de vuelo que una azafata de Aeroflot. Yo aspiro, aunque sea, a ser Alcalde de La Habana. 

Siro: Sin dudas te verías mejor que Esteban Lazo. Vaya… con las ideas más claras. Digo yo.

Manolín: ¡Exacto! ¡Qué buena comparación has hecho!

Siro: Bueno, yo espero que te de… dime, ¿quién será tu próxima víctima?

Manolín: Ya que lo mencionaste ahorita… me falta Pablo.Y también le estoy cazando la pelea a Roberto San Martín…

Siro: ¡Pin…!

Manolín: Sí, es un poco mal hablado… lo sé, pero se expresa bien. Lo malo – o lo bueno – es que él y yo estamos en la misma onda. No se equivoca, puede que diga algo más, o algo menos, pero está en sintonía conmigo. 

Siro; Debo reconocer Manolín que estás duro como un jiquí. Vaya, como un caguairán.

Manolín: Coño Siro… dime un roble, un cedro, pero ese que dijiste no. No me gusta, 

Siro: Mi hermano, ¿tú sabes lo que es tirarle a Silvio? ¡Silvio es un crack! Con el trabajo que te cuesta tener gente de tu lado por culpa del cachumbambé que a veces formas… ¿para qué fajarte con Silvio? 

Manolín: ¡Porque Silvio no alza su voz para denunciar los atropellos contra las Damas de Blanco!

Siro: Pero toca gratis compadre, va por los barrios tocando gratis, se gana la gente… y tú, gratis, la última vez que tocaste, fue en un Festival de Aficionados de la FEU cuando estudiabas en Ciencias Médicas. 

Manolín: Bueno vale… me excedí; pero al Fifo y al Chino sí se las puse donde iba.

Siro: ¡Eso fue un rectazo!

Manolín: ¡A lo Chapman! Coño Siro, con esa gente no vamos a hacer un puente ni `para cruzar el Almendares.

Siro: Estoy tan orgulloso de tí Manolín… pero no abandones esos sueños “ingenieros” El puente va, no sé cuando pero va. 

Manolín: Si yo pudiera construir ese puente… no harían faltas ni ferries, ni Cruceros Carnival, ni vuelos Charter con precios de viaje a una galaxia…. por suerte, al parecer pronto llegará la felicidad a los hogares cubanos.

Siro: ¡Nadie se va a morir menos ahora!

Manolín: ¿Nos dejarán Siro? ¿Dejarán a los cubanos ser dueños de su propio porvenir como pidió Obama?

Siro: Ay Manolín… si nos dejan. 

Manolín: Mejorarían tantas cosas… habría tanta mejoría económica, que mira, te prometo que apenas eliminen el embargo te pago los 30 dólares que te debo.

Siro: ¿Cómo?

Manolín: Que cuando tumben el bloqueo te pago Siro, cuando tumben en bloqueo. 

Anuncios

Un comentario en “Manolín “El Médico”: Siro, me da lo mismo Silvio que Pablo; lo que hay que estar encima de la bola

  1. Manolin es y siempre será un oportunista. Un basura mira que hablar de Silvio,asqueroso que no sabe nada. Dios nos libre de cubanos de esa categoría. Si de algo tiene la culpa la revolución es dar oportunidades a gente como esa,traidor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s