Jacob Forever: “De pronto sentí un GONG, y luego vi tremenda piñacera”

jacob forever

Entrenándose en el gimnasio de Yuriorkys Gamboa, ahí en la Flagler y Fontaineblue Blvd me encontré con un amigo de “los años”, con quien compartí muchos conciertos en el Anfiteatro de Alamar, cuando él daba sus primeros pasos musicales y yo, cumplía mi Servicio Social en tan lejanas tierras al Este de la Habana.

Sudado, y esquivando el punching bag, me dirigió un saludo. Y al instante uno de sus amigos vino y me dijo que “esperara al YEIKO un par de minutos” que estaba terminando su rutina.

“¿Peleará contra Gamboa?” pregunté inocentemente

No, – me respondieron – hoy por la noche vuelve a cantar en La Covacha.

Sentado pues yo, entre tanto músculo sudado, y mirando posters pegados en la pared me encontraba, cuando se acercó esa gran figura de la música cubana que responde al nombre de Jacob Forever. Tras el saludo inicial, le repetí la pregunta – ingenua por demás – y esta no lo tomó desprevenido.

Jacob Forever: ¡Qué cosas se te ocurren! ¿Yo contra El Ciclón?

Siro Cuartel: Es que… mi hermano, ¡te veo tan en forma!

JF: Siro, colega… bien que conoces tú mi rutina diaria de ejercicios; pero ya aquí estamos en otro nivel. ¡Estamos en la Yuma!

SC: Precisamente… yo venía a hablarte de tus presentaciones aquí en esta ciudad. Pero más que un cantante… ¡pareces un boxeador! ¿No crees que deberías practicar también las cuerdas vocales?

JF: Ya eso no da más Siro. Ya esas están desarrolladas. Debo superarme.

SC: ¿Cómo artista?

JF: Te digo, estamos en otro nivel. Esto no es Alamar, donde tú tenías tiempo, porque veias venir la botella, para agacharte o simplemente dar un pasito al lado. Aquí, en Miami, la bala más pendeja sale a 330 m/s. A esa velocidad no es mucho lo que uno pueda hacer. Por eso me entreno duro cada día. Gamboa está muy contento conmigo. Dice que he desarrollado un sentido de la esquiva superior al de Angel Espinosa. Y eso ha sido en tan solo una semana.

SC: ¡Quién lo diría! De verdad que uno se enfrenta a cada cosas en este país… no sé, pero ¿ahí no había ni un par de garangaos que pudieron protegerte?

JF: El hombre actuó rápido, no hay modo de culpar a mis guardias de seguridad. Estaba viendo el video luego… ¡Impresionante! Ni Jack Ruby. Ya te digo, se deslizó como una anguila.

SC: ¿Y que sentiste?

JF: Como un campanazo…

SC: ¿Un gong?

JF: Eso, … de pronto todo se nubló y lo que vi fue tremenda piñacera.

SC: Y ¿por qué? ¿fue un novio celoso? ¿un borracho?

JF: Un ambientalista. Eso sí lo recuerdo, que cuando me bajó el piano me dijo: “esto es por querer secar el malecón”

SC: Coño, eso está muy raro. Esa canción no provoca nada.

JF: ¡Pero tiene 1 millón de visitas en Youtube!

SC: No lo dudo… vaya, lo que yo quiero decir es que nadie puede afirmar que tú lo provocaste.

JF: Siro, la culpa de todo la tienen Erich Quicutis y Alejandro Cantón. Esos dos desde hace rato están promoviendo por Facebook la violencia en los conciertos de reggaetón. Si alguien provoca a esos malechores es Erich Quicutis; sobre todo ese.

SC: ¡Envidioso! Eso es porque él no puede cantar como tú.

JF: ¡Seguro!

SC: Pero sabes, yo pienso que eso no te hubiera sucedido si hubieras seguido con Alexander. Por cierto Jacob ¿donde está Alexander?

JF: En Ecuador creo.

SC: Ah… ¡qué bien! Oye, a mi me cuesta preguntar esto pero… ¿que sucedió entre ustedes? porque eran como hermanos.

JF: Había muy mala comunicación entre nosotros.

SC: ¿No entendían la música del mismo modo? ¿No se escuchaban entre ustedes?

JF: Lo peor es que la culpa no fue de nosotros. Si no de ETECSA. ¡Dos años, para que me pusieran un teléfono! Y justo cuando estaban a punto de cumplirse los dos años, nos separamos y viene el éxito de “Bailando” Yo tenía que haberle soltado los $ 500.00 dólares al tipo de ETECSA que me propuso ponerme el teléfono en una semana. Pero me alegro por Gente de Zona. Si Gente de Zona fue invitada a cantar con Descemer y Enrique, es porque Jacob puso su granito de arena.

SC: Coño mi hermano, ¡me haces llorar!

JF: Vamos Siro, que tú eres un tipo duro… sabes, tenía ganas de verte, tenemos una amistad de hace muchos años. Estaba celoso, lo confieso, porque has entrevistado DOS VECES a Osmany Garcia, y a mi que soy tu socio, me tenías tirado a un lado.

SC: Es que yo no me mando Jacob.

JF: Bueno, reconozco que Osmany ha dado motivos. A él le gusta hablar de politica.

SC: Y tú, por el contrario en la entrevista que diste a Univisión, no quisiste hablar de politica.

JF: ¿Para qué? ¿Para decir una cosa hoy y decir otra después?

SC: ¿Cómo hizo…?

JF: No hay que mencionar nombres. Aquí todo el mundo sabe quién es quién, y a quién cuando le apretó el zapato, puso la marcha atrás.

SC: Osmany por ejemplo…

JF: Osmany fue consecuente desde un principio. ¿Qué no sabe expresarse bien? Ok, pero aquí hay gente que sí sabe expresarse y no se expresa; o se expresan de una forma hoy y de otra mañana.

SC: Chico, yo hallo que tú quieres decir un nombre. Anda, vamos, habla dime…

JF: Para que engañarte… De…dejemos ya esa controversia. Me alegro mucho que estés bien. Me alegro mucho de verte. Dicen que estás en la cúspide.

SC: Ni creas,… he tenido mis bajas

JF: ¡Entrevistaste hasta a Raúl Castro! ¡Un éxito!

SC: Eso pensaba,… mi jefe estaba super contento. Me dieron unas vacaciones en Varadero.

JF: ¿Justo a raiz de esa entrevista?

SC: Sí, justo después que entrevisté a tu General Presidente. Eso me provocó problemas… no le he dicho nada a nadie. ¡Que injusta es la vida! Justo cuando pensé que llegaría toda la gloria…

JF: ¡Siempre fuiste un iluso compadre! ¿Qué gloria podía haberte llegado después de…?

SC: ¡Ni un Gloria Van der Bilt! Pero bueno, de cosas peores se recupera uno.

JF: Dímelo a mí… yo estuviera ahora cantando en el Arena, y no en La Covacha. Por cierto, hoy tengo concierto de nuevo

SC: Coño Jacob, pero ¿por qué volver al lugar de los hechos?

JF: ¿Dónde si no mi consorte? ¡Dónde si no! Eso es lo que nos toca a los reggaetoneros cubanos. Osmany, El Chacal, Yakarta, Insurrecto y/o sin Baby Lores. ¡La Covacha! Suena feo, pero es lo que hay. 

 

Anuncios

Un comentario en “Jacob Forever: “De pronto sentí un GONG, y luego vi tremenda piñacera”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s