Yusnier Viera: “Ya yo me veía en VALSAN con los cien mil dólares esos”

 

yusnier

Para mí siempre será un placer entrevistar a esos “amigos” que uno conoce un día, y se le quedan en la mente grabados… por ser tipos sencillos, modestos y humildes a pesar de tener una habilidad especial. Yo, a pesar de haber conocido a muchas “estrellas” del gossip, la farándula musical; a deportistas, políticos y politólogos, prefiero quedarme con el recuerdo de esos que, ya les decía, brotan humanidad por los poros de la piel. Más si son talentosos. Más si sus habilidades no clasifican para un viaje al extranjero, ni para comer en una buena paladar habanera.

Así fue como conocí a Yusnier Viera. Él, colado en la beca de Fy3ra, y yo terminando mi tesis. Por eso, cuando mi jefe me dijo: “Siro, vas para Miami” me puse muy contento. Cuando me dijo que entrevistaría a Yusnier, me puse más contento aún. Luego mi jefe me mencionó la palabra Hialeah, y un sopor incontenible hizo su aparición en mi corazón.

Solo el encuentro con Yusnier me hizo olvidar todo…

Siro: ¡Coño Yusnier! Mi hermano… ¡cómo has cambiado! ¡Si hasta carro tienes! ¿Te acuerdas cuando cogíamos la 174? ¡Esa subida por todo G era infernal! Tú por suerte te bajabas en 25, pero yo tenía que seguir. ¿Recuerdas?

Yusnier Viera: Ay Siro… ¡cómo olvidar aquellos momentos! Pero sabes, mis mejores recuerdos los guardo de ti de las veces que te ponías a ayudar a las tías del comedor de la Beca. Siro, debo confesártelo: las únicas veces que yo dudé de las matemáticas como ciencia, fueron siempre a la hora de la comida en Fy3ra ¡Milimétrica la precisión de esas viejas sirviendo el arroz! Y el viejo Mesa, diciendo “recorten, recorten que no alcanza” ¡Y tú sirviendo los fish stick!

Siro: ¿Yo? ¿Pero que hacía yo que te hacía dudar?

YV: La suma Siro, la suma… esos dos fish stick que daban… yo los miraba. Fue la única vez que pensé que 1+1 era igual a 0. O que aquella masa amorfa de arroz que debería tender al infinito, era perfectamente contable. ¡Era tanta el hambre compadre!

Siro: ¡Y cómo te quejabas! ¡Y estabas hasta colao! Pero dejemos esos detalles del pasado atrás. Ya estamos ambos graduados. ¡Soy un gran periodista!

YV: ¡Y yo récord Guinness!

Siro: ¡Joder que sí! ¿Quién lo iba a decir? Pero ese cerebro tuyo… recuerdo como te entrenabas subiendo las escaleras oscuras de esa beca. ¡Era un cálculo matemático impresionante! ¿Nunca tropezaste? ¿Te caíste? ¡Eres una estrella! ¿Cuántos escalones hay desde el Lobby hasta el 24?

YV: ¡Quién se acuerda de eso! Oye Siro, mi hermanito, yo cierro los ojos y me parece estar soñando… lo que no recuerdo es si alguna vez funcionó ese elevador. En fin… ¡me alegra que tu jefe te haya enviado!

Siro: El tipo no cree en ti compadre… dice que es imposible. De hecho, me ha pedido que te haga unas preguntas. Algunos cálculos. Dice, por ejemplo que ¿cómo podías sobrevivir un mes con los $20.00 dólares que ganabas siendo profesor de la Universidad?

YV: ¡Ay Siro! Esa ecuación matemática la he olvidado. Realmente, era un cálculo difícil ese… si Pitágoras viviese, jamás hubiese podido convertir ese 20 en un 100 como yo tuve que hacerlo tantas veces. No me hagas recordar eso… que tu jefe dude de mi si quiere. O… hazme otra pregunta.

Siro: Esta bien… a ver, ¿qué día nací yo?

YV: ¿Qué día naciste?

Siro: Un trece de agosto…

YV: ¡Alabao! (se persigna) Coño Siro… ¡no sabía! ¡Cuánto lo siento! ¡Qué mala suerte la tuya!

Siro: Si ¿eh? Ese número se las trae… pero bah! No sé para que te lo pregunto, si yo mismo sé que día nací. Fue un sábado. Pero a ver… sigamos con el 13. ¿Qué día cayó el 13 de agosto de 1926?

YV: ¡No lo sé! ¡Y no voy a decirte! Esa fecha yo la he borrado de mi memoria. ¡Coño Siro, parece mentira compadre! ¿No tienes otra fecha por ahí?

Siro: ¿Primero de enero de 1959?

YV: ¡Y dale tú con lo mismo! Esas fechas no compadre, esas fechas no. Ya yo dejé todo eso atrás. Eso… ni jugando te lo digo. Ni compitiendo vaya.

Siro: Chico, voy a tener que pensar que… bueno mira, a ver, dime… ¡rápido! ¿Cuánto es 2+2+2+2+2+2+2+2+2+2+2+2+2?

YV: ¡26!

Siro: Y… ¡trece más trece!

YV: ¡Y dale tú con el número ese!

Siro: ¡Dime!

YV: 26 compadre. Pero… ¿siempre va a ser 26? ¡Ojalá que no!

Siro: Eso dicen… uffff, que alivio, pensé que ese concurso en televisión te había aniquilado y habías perdido facultades. A ver, dime ¿Qué puedes contarme de ese concurso? Fue en Fox ¿no? ¡Esa gente son unos zorros!

YV: No me digas na compadre… cuando ese Dr., el neurocirujano Rahul dijo esas cosas de mi… pensé que ganaría.

Siro: ¡A ti nada más se te ocurre confiar en las palabras de alguien con ese nombre! ¡Raúl!

YV: Era Rahul, Rahul Jandial

Siro: Ah… bueno que, ¿qué pasó?

YV: El tipo dijo que yo era “amazing”

Siro: Amazing me tienes tú a mí con el inglés ese. ¡No te conozco! ¡Permíteme felicitarte de verdad! En fin, sígueme contando.

YV: El tipo dijo eso y…

Siro: ¿Y?

YV: Ya yo me hacía en VALSAN con los 100 mil cujes esos…

Siro: ¿Y?

YV: Y mi novia se iba a sacar un Lincoln ahí en la 12 y la 89 del NW…

Siro: ¿Y?

YV: Nada… le dieron el premio a otro.

Siro: ¡Carajo! ¡Coño! ¿Pero no se compadecieron de ti? ¿De tu pasado pobre? ¡¡¿¿Tú no les dijiste que venías de Cuba!!??

YV: Que sí coño, que sí, pero el que ganó pasó más trabajo que yo compadre. Y se lo dieron a él.

Siro: Tenías que haberte encoj… de verdad e irle pa´ arriba al jurado ese a piñazos.

YV: Sí, sí, sí… ¡se ve que no viste el programa! En primer lugar, el que votó fue el público. Y en segundo lugar, ¿sabes quién estaba de juez? ¡Mike Tyson!

Siro: ¡Carajo! ¡Lo de estos imperialistas es jodernos compadre! Pero… con tantos fraudes en La Belleza Latina, La Banda, y todos esos programas de medio palo donde vota el público… ¿todavía dejan votar al público? ¡A la masa no puede dársele el poder del voto así como así! ¡Está más que demostrado!

YV: Así es la democracia Siro. ¡La democracia americana! ¡The American Dream!

Siro: Bahhhh, ¡qué American Dream de qué! ¿Tú me vas a decir a mí, que la que ganó la Belleza Latina el año antespasao es un “american dream”? ¡No me jodas! ¡Si eso es más bien un American Nightmare! Esos shows latinos…

YV: Bueno, este es un show americano.

Siro: ¿Y qué? Lo mismo con lo mismo. Yusnier, donde hay billete, hay maraña.

YV: Bueno nada compadre, se hizo el intento

Siro: “Se hizo el intento” ¿Y así lo dices? ¡Se ve bien que ya no te hacen falta! ¡Se ve que estás ya del lado de acá! ¡Y ganando a cuarenta la hora ahí en el MDC! Coño compadre, ¡y yo que vine, pensando que me tocarías con algo de los 100 mil cocos esos! ¿Y tú? ¿Qué haces? Tiras por la borda nuestra amistad de tantos años, y me dices que tú, Record Guinnes, ¿te dejaste ganar por otro… por un…. pelagatos? ¡y pa´colmo americano! Un John Doe… ¡Qué mierda coño! ¡Ya ni los amigos te ayudan cuando uno está jodido! ¡Ni pa´ una recarguita!

YV: Pero Siro…

Siro: Siro nada coño, Siro nada, que ahora regreso con las manos vacías…y tú muy campante con tu HECTOC ¿Tú sabes cuantas cosas podían haberse hecho con esos cien mil dólares? ¿Eh? ¿Lo olvidaste?

Anuncios

2 comentarios en “Yusnier Viera: “Ya yo me veía en VALSAN con los cien mil dólares esos”

  1. Genial y me parto de la risa!!! Yo también cogía la 174 todos los días o la 74 para bajarme en G y 25 y caminar hasta el pre del Vedado. No entiendo esa memoria inmensa que tienes, los fish stick, los fricandel jjajajajajajajajjajajaajajajajajajajajaj , muy, pero muy bueno…

    Me gusta

  2. Lo que no podré entender es como repasan esa época de grandes necesidades sin recordar que esas Universidades en cualquier lugar del globo hubiesen sido cerradas o privatizadas, ningún país hubiese mantenido esas “conquistas” habiendo perdido de golpe el 85% de su comercio exterior y viendo recrudecer un bloqueo que aspiraba ahogarlo en días… cual es el chiste con el 26? día donde tantos padres perdieron a sus hijos que doblaban de coraje a estos dos que se cuentan y recuentan? cual es la sátira con Raúl? Un tipo legitimo que arriesgó todo -even la vida- junto a su hermano, un ser único, y que ahora intenta arreglar el desorden de nuestros errores y las consecuencias de tantos años de agresiones y bloqueos… ser joven no puede ser sinónimo de irrespetar a otros jovénes que Sí tenemos un pensamiento fidelista y mucho menos a esa generación que se dejó el pellejo en los campos de caña y los frentes de lucha! Honrar honra!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s