Siro Cuartel: “Me arrepiento de todo… lo que he publicado”

siro granma

Hace unos días fui sorprendido por detrás. Nada de lo que ustedes están pensando. Fui sorprendido por Ingenuo Valiente, ese sagaz amigo mio, último expediente del curso de ballet que pasamos juntos, y me acorraló en una cafetería, mientras yo esperaba me colaran un café y me instruía leyendo el Granma.

Me hizo las preguntas más difíciles que en mis muchos años de oficio me han hecho, incluso, mejores que las que he hecho yo. Pero hubo muchos momentos tristes.

Lo más triste de esta entrevista es que Ingenuo, al fín, pudo lograr lo que siempre quiso: entrevistarme.

Hace unos meses, anduvo detrás de mí por el extranjero, y se metió en un cafetería donde se efectuaba un evento y no cabían ni cien gatos, con un cubano renegado, un tipo que dice que es cubano, pero habla como un holandés. Iba destinado, (me confesó el cubanito-holandés luego) a cazarme la pelea y tirarme unas fotos. Ese día no pudo lograrlo. Y en represalía, me trató con descortesía ahora que nos vimos. 

Después de la entrevista, porque Ingenuo no pudo cumplir su objetivo de que yo le confesara mis filiaciones políticas, fue despedido, sin ver su trabajo publicado.  Post morten (como escritor) me envió el trabajo, y yo, sin represalias, se lo publico en mi blog, como homenaje a ese amigo de la escuela de ballet, que con mucha Buena Fe, perdió su chamba por entrevistarme.

Por: Ingenuo Valiente, especial para Cubadebacle.

Desde que comencé a estudiar periodismo, siempre soñé con que alguien  me orientara la tarea de despalillar a alguien con las herramientas periodísticas. Pero no se me había presentado la ocasión. Hace tres  semanas (hubo que revisar bien este trabajo antes de publicarlo) me llegó el momento. Era un día como otro cualquiera en el periódico: una nota necrológica, dos asambleas sindicales, y un par de reconocimientos a empresas destacadas. De pronto entró Alfonsito, el jefe supremo: Hoy vas a entrevistar a Siro, me dijo. Yo, absolutamente seguro y sin perder tiempo, tecleé en google: Ciro Bianchi.

Alfonsito: No, no es ese

Ingenuo: Cómo que no es ese -dije

Alfonsito: No, es otro Siro, Siro Cuartel… ese que entrevista a todo el mundo y dice que es periodista.

Ingenuo: Dime tu, y ¿cómo lo encuentro?

Alfonsito: Ya el Departamento Ideológico bajó la orientación, y dentro de unas horas el Ministerio de Informática y Comunicaciones debe aprobarlo, luego con un contacto que tenemos en el MINSAP, en la línea confidencial antidrogas, trataremos de…

Ingenuo: Jefe, mejor le mando un mensaje por Facebook, quizás acepte. Déjemelo a mí.

Alfonsito: Pero ni se te ocurra mencionarle mi nombre, y mucho menos que el Departamento antes mencionado está metío en el medio… que ese Siro se las trae. La idea es desacreditarlo, ridiculizarlo, ¿entiendes? Demuestra ahí que tu si eres un ejemplo de joven periodista graduado en nuestras universidades, heredero de la tradición…

Ingenuo: Jefe, ya…

Así fue como contacté al intrigante Siro, y lo puse contra la pared:

Ingenuo: Buenos días, Usted es Siro?

Siro: Siro… Bianchi

Ingenuo: Ah disculpe, busco a Siro Cuartel

Siro: Soy yo

Ingenuo: ¿Cómo? Ciro Bianchi es Siro Cuartel? No me lo esperaba…

Siro: Broder, estás perdío, soy Cuartel, no Bianchi

Ingenuo: Y para qué me responde “Ciro Bianchi”

Siro: Compadre que poco sentido del humor, tu no has oído en el dominó: Teresita Cegarra, para referirse al numero tres…

Ingenuo: Ah, cierto, y Teresita juega dominó?

Siro: Mi madre¡¡ a ver, en que puedo ayudarte…

Ingenuo: Respondería un par de preguntas? mi jefe me ha mandado a entrevistarlo…

Siro: Siiiiro

Ingenuo: Si claro, a usted, Siro

Siro: Y dale, compadre que Si te voy a responder: pero solo 5 preguntas..

Ingenuo: pero por que solo cinco?

Siro: Una..

Ingenuo: ¿Una?

Siro: Dos…

Ingenuo: No se puede hablar en serio con usted, ¿está jugando conmigo?

Siro: Tres… te quedan solo dos preguntas.

Ingenuo: Ahhh ya entiendo… me la pone difícil, justo lo que me había advertido mi jefe Alfonsito.

Siro: ¿Alfonsito dijiste?

Ingenuo: Ay Dios, metí la pata

Siro: Tranquilo, vamos, pregunta:

Ingenuo: Siro, no vaya Usted a pensar que mi intención es ridiculizarlo, o desacreditarlo; quisiera comenzar por preguntarle ¿quién se cree que es usted para entrevistar a tanta gente importante?

Siro: Soy un simple profesional que cumple con su trabajo; lo que pasa es que a muchos colegas se les perdió la frontera entre el periodismo y las milicias. Lo que Alfonsito quisiera es oírme decir que me arrepiento de todo. Lo que he publicado no es más que lo que los propios entrevistaron dijeron. Sucede que a tu jefe le gusta “editar” los trabajos, y con “muy buena intención didáctica”, lograr un discurso “políticamente correcto”.

Ingenuo:¿Estás diciendo que mi jefe manipula o descontextualiza lo que los entrevistados dicen?

Siro: Esa fue la quinta pregunta muchacho. Y te la respondo: eso lo dijiste tú. Por cierto, ¿qué título piensas ponerle a esta entrevista?

Ingenuo: Eso no lo decido yo. Ya veremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s