Raúl Castro: “Siro, si yo fuera Fidel, mandaba a Tony pa´la isla de Santa Elena”

siro cuartel con RaulVersiones taquigráficas Consejo de Estado

Nunca había estado en México. Confieso que estuve luchando una carta de invitación para que una prima que vive allá me invitara cuando el Mundial del 86. Fue infructuoso. El marido de mi prima, un abogado millonario, dijo que no podía quedarme solo en la casa con ella, y ella muy apenada por los celos ridículos de su marido y entre lágrimas me lo contó. Luego me enteré dos cosas: Una, que la TV Cubana transmitiría todos los partidos de México 86; y segunda, que mi prima no tenía marido, ni abogado ni celoso ni millonario. ¡Cómo miente la gente cuando está afuera! Y nosotros que nos quedamos dentro nos creemos todo. ¡Qué mal habituados estamos a creer todo lo que nos dicen! Pero uno tiene que entender lo difícil que se nos hace “contrastar las fuentes”. Además, era mi prima. ¿Por qué me mentiría mi prima con algo tan delicado como un viaje al extranjero en 1986?

En el 2003 intenté ir a México. Asuntos de trabajo. Algo “freelance” como yo siempre he sido, pero al ser “freelance”, al no estar apoyado por ninguna institución, me pidieron que depositara en un banco mexicano 3000.00 usd, y yo, sinceramente no tenía ni tengo donde caerme muerto.

Y todo había quedado en el olvido, hasta que hace unos días recibí a las 2.43am una llamada expedita de mi jefe.

“Siro, levántate y dale para el José Martí. Nuestro General Presidente te necesita”

Sospeché lo peor. Desde que me usaran para atrapar al Chapo Guzmán, hasta que me pusieran a hacer un casting para periodistas en Univisión. Por suerte ya no tendría que seleccionar a Yusnaby Pérez. Ya alguien se encargó de hacerlo por mi. Y en esos pensamientos iba saliendo de mi casa, cuando de pronto… PUM!! me pusieron una capucha, y cuando me la quitaron ya estaba en México. Delante de mí, el mismísimo Raúl Castro, … ¿no me creen? Vean la foto; nada más y nada menos que el mismísimo Raúl.

Te he mandado a buscar muchachito, porque… quiéralo o no, eres el único que dice las cosas con sinceridad en este país. Y yo eso… lo respeto mucho“.

Y continuó:

Me han dicho que eres una fiera en el Facebook. Necesitamos encontrar a La Lupe. La de la canción de Almeida. Esta, está de más decírtelo, es una misión encomendada por las más altas esferas…. bueno, que esfera de qué, por mí, que de aquí pá allá arriba no hay más ná. ¡Manos a la obra!

Presidente (le dije con mucho respeto) ya que estoy aquí, y Usted me da esta tarea… vaya yo tengo mis dudas, y quería aprovechar, para hacerle unas preguntas. Suaves… sería a modo de compensación espiritual por mi trabajo. Incluso, creo que me ayudarían a la investigación que usted me ha pedido con tanta amabilidad.

Raúl Castro: Sabes, te me pareces mucho a Guillermo Morales Catá. Así flaquito, con cara de pícaro. ¡Espero no me la dejes en la uña! Que ya sufrí mucho con la embarcá que me dio ese muchacho.

Siro Cuartel: ¡Cuanto honor Usted me hace General Presidente! ¡Compararme a mi con el Guille! Pero…

RC: Vamos muchacho, que yo no soy mi hija. ¡Déjate de flojeras! Pero nada… ¿que necesitas?

SC: Presidente, … ¡Internet!

RC: ¡Dálo por hecho! Pero aquí dentro. No te quiero ver por ningún quicio sentado allá afuera, donde además, hace mucho Sol. y el brillo puede que te afecte… seguramente tienes una laptop ¿no? Dime, ¿qué más necesitas?

SC: Por eso le decía lo de las preguntas… sabe Presidente, ¡han pasado tantos años! ¿Usted cree sinceramente que yo pueda…?

RC: Muchacho déjate de pamplinas conmigo que a mí no se me va una. Aquí tengo el informe que me enviaron con tus más notables hazañas en la web. Aquí mismito tengo el informe que me envió Iroel: “Se le acusa de haber sido el primero en descubrir en El Tribuna, el artículo sobre Gulliver Jr.

SC: Eso es cierto Presidente. ¡Pero no dije nada! Bueno se lo comenté días después a uno que trabaja en Cibercuba.

RC: ¡La chismosa del barrio!

SC: ¿Yo Presidente?

RC: NO! Cibercuba.. ¿Cuántos días conservaste el secreto?

SC: Diez, Presidente

RC: Unos cuantos… sabes, serías mucho mejor agente del G-2 que Elizardo Sánchez.

SC: No Presidente,  gracias.

RC: ¡Qué tipo más mierda ese..  apenas lo apretamos un poquito y cantó El Manisero! ¡Hasta se ofreció y todo él mismo para ser agente! ¿En serio que no te gustaría ser del G-2?

SC: Que no Presidente, yo lo único que sirvo es para escribir…

RC: Miraaaa que me encabrono y te lo ordeno. En fin no te hagas el tímido y el incapaz conmigo que si descubriste a mi sobrino es porque eres una estrella. Por eso te he dado esa otra misión.

SC: Presidente, yo lo que descubrí fue, el artículo que se escribió sobre su sobrino en El Tribuna, no otra cosa.

RC: ¡Qué muchachito ese! ¡Qué vicios! ¡Cómo le gusta el mar! ¡Si yo fuera su padre, lo mandaba para la isla de Santa Elena!

SC: Un poco alejado de sus rumbos tradicionales diría yo Presidente.

RC: Se salva que no tenemos especialista en la Redacción Deportiva del ICRT para cuando empecemos a trasmitir por Telerebelde Torneos de Golf. ¿Te imaginas a Rodolfo narrando un torneíto de esos?

SC: ¡Por la Virgen Santísima Presidente! Si ese hombre… oiga, ¡ese hombre no sabe lo que es un Tres bajo Par! Presidente… ¡no nos haga eso Presidente! Mire, le juro, por ese contacto que tengo a diario con la masa humilde y proletaria de este país que lo quiere tanto, que la gente prefiere que le quiten un  huevo, antes que seguir oyendo a Rodolfo narrando en la pelota. ¿Y usted pretende ponernos a Rodolfo a narrar Golf? Presidente, fíjese, eso es un abusazo de poder vaya… #Nosirvió. Abuelaaaaaaaaaaaa

RC: Vamos… cálmate, ¿por qué llamas a tu abuela? Mira, no te me pongas como Felipito cuando lo llamé a contar. Volviendo al tema ¿tú crees que era muy evidente que el texto del Tribuna se refería a Tonitín?

SC: Presidente… ¡que aquí todos tenemos, mínimo, 9no grado!

RC: ¡Gracias a la Revolución! Mmmm, yo por sí o por no instruí a Alfonsito. Le dije: “Alfonso, tú procura inventar algo, pero no me sanciones a nadie!” Alfonso es muy inteligente, pero ultimamente está mermando. ¡Está girao pa´donde no es, y en sus mismas narices le doblaron por tercera! ¡Pero si vieras con que vergüenza y principios defendía delante de mí la tesis que eso es una “neo-supra interpretación por parte de los lectores digitales cubanos de la obra de Jonathan Swift” ¡Y a estas alturas! ¡Si ya la gente apenas lee los subtítulos en las películas los sábados por la noche compadre!

SC: Así mismo es Presidente. Presidente, que su sobrino juegue golf es “pasable” … por cierto, ¡en China el Partido Comunista Chino tiene el golf prohibido! ¡Se lo prohibió a 88 millones de personas! ¡Que bárbaros! ¡Qué aburridos son esos 1.367.820.000 de chinos! ¡Qué porcentaje tan bajo! Hay tan buenos jugadores de golf en el mundo…

RC: ¡Y ninguno de ellos es cubano! Mira muchacho… no te pases de la raya. ¡Los chinos son amigos nuestros! Además, es nuestra wild card. Así que ¡anda piano!

SC: Perdone usted Presidente…. yo lo que sacaba cuenta. Aquí el PCC no se mete en esas prohibiciones, ¡pero ya tenemos 12 millones que no saben jugarlo! De 13 que es nuestra población. Presidente… ¡qué gran honor que nuestro país esté entre los primeros entre casi todos los indicadores de casi todo en el mundo!

RC: ¡Gracias a la Revolución!

SC: 1,2,3……………..

RC: ¿Qué cuentas estás sacando?

SC: No ninguna… sabe Presidente, hace poco entrevisté al Cardenal Jaime Ortega Alamino.

RC: Lo sé, unas semanas antes de la visita del Santísimo Papa.

SC: ¡Exacto! ¡Qué bien informado está usted Presidente!

RC: Hace rato que te vengo siguiendo… A ver, abrevia.

SC: Bien, luego de esa entrevista, se me metió el diablo en el cuerpo; quiero decir, que me entró el bichito de escribir décimas. ¡El Cardenal es una fiera en eso! Y a mí que me gusta experimentar, que me gusta incursionar en géneros que no existen (aunque no me premien ni me nominen a ningún premio)…

RC: Camilo Loret de Mola me dijo que tampoco te gusta dar la cara en la Televisión… ¡me gusta tu austeridad! Esa gente que anda por ahí dándose patadas en el pecho, con necesidad de autoreconocimiento y afecto, grabándose videitos a 10 centimetros y subiendolos a las redes sociales… las detesto. Pero termina, ¿qué me decías?

SC: … es que Usted me interrumpe…

RC: Disculpa, un mal vicio que he heredado de mi hermano. Continúa.

SC: Resumiendo: ¡Ya sé escribir décimas! Sonetos no, son muy complejos… y traigo una aquí. Tiene que ver con todo eso de su sobrino… lo que hablábamos hace un rato. Dice así:

Tony Castro en su barquito

Viajaba por luengos mares

Bebiendo whisky en los bares

y comiendo tranquilito.

Ay Tony, ay, ¡qué bonito!

El Partenón, Artemisa

¿Pa que ver la Mona Lisa

Si en Mykonos las hay bellas?

Muchas, y muchas doncellas

Y tú posees la divisa.

RC: No me causa mucha gracia, pero… no soy especialista. Dame esa nota, voy a pasársela a mi asesor, que como ex Ministro de Cultura debe saber si tiene algún valor literario o no.

SC: Sabe Presidente… ¡yo soy un gran amante de la historia! Y… yo quería preguntarle… ¿no sintió miedo usted cuándo en el Moncada se atrevió a quitarle el revólver al guardia que los encañonó?

RC: ¡En lo absoluto!

SC: ¡Que valor Presidente! Porque cuando a uno le apuntan con una pistola…

RC: El tipo era míope… tenía un ojo fumando y el otro esperando el cabo. Yo me di cuenta y entonces me le escoré hacia la derecha y le quité la pistola. Piece of cake, diría my friend Obama.

SC: Presidente, ¿es verdad que usted pensó que Fidel estaba loco cuando lo de las siete escopetas y los doce hombres?

RC: ¡De remate! Oye muchacho, ¡solo a un loco se le puede ocurrir pensar eso! ¡Siete armas de medio palo y doce hombres, perdidos y hambrientos en las montañas contra todo un ejército! ¡Loco no… fundío completo!

SC: Presidente, sabe… ¡tengo una incertidumbre! Usted nos deja en el 2018, y yo vi unos candidatos a Presidente…

RC: ¿Pero qué locura es esa? Todavía no ha salido nada… primero tengo que unificar la moneda, y eso… demora. ¿Qué candidatos son esos?

SC: Unos que propuso Liu Santiesteban. Presidente, ¿usted no vio esos 8 candidatos? Presidente… ¡Carlos Alberto Montaner está nominado!

RC: Ese… ese es inteligente, lo que camaleónico. Ahorita lo veremos en China… siempre está flotando pa dónde gira la economía. Lo que es mal adivinador. En eso sí que no pone una. No tiene visión a largo plazo.

SC: ¡Rosa Maria Payá, Presidente!

RC: Pa´llá pa´llá con la chiquita esa…

SC: ¡Eliecer Ávila, Presidente!

RC: Ese es de Oriente…

SC: ¡José Daniel Ferrer, Presidente!

RC: Ese también es de Oriente.

SC: José Luis García Pérez “Antúnez”, Presidente!

RC: Coño… ya me estás asustando

SC: ….. ¡¡¡LINCOLN DIAZ-BALART, Presidente!!!

RC: No no no no… ¡nadie más de la familia! Si eso es así, me quedo fíjate, ¡me quedo!

SC: Presidente… si eso sucede… ¡estoy tan desilusionado! ¡Estamos peor que en los EE.UU!

RC: Mira… Siro no? Tú concéntrate en buscar por Facebook a La Lupe, que esa alma está penando… tú encuéntrala, que del resto me encargo yo.

SC: Presidente, ¿usted también piensa ocuparse del asunto este de los emigrantes cubanos que viajan caminando desde Ecuador hasta los EE.UU? Muchos son víctimas de asaltos, de extorsionadores… ¿Cuba piensa hacer algo por ellos?

RC: Y esos… ¿son cubanos? Porque por lo que me cuentas… ya se fueron. Siro, que en varias entrevistas te he oído mencionar a los artistas y sus canciones como verdaderas fuentes de conocimiento. Y como bien diría Manolín: “Si te fuiste, perdiste

SC: Presidente, ahora que usted habla de canciones…¿se acuerda de aquella que decía “Se partió en Nicaragua…“?

RC: Me suena… me suena… Oye Siro, ¡grandes amigos nuestros los nicas! ¿eh? ¿No te parece?¡Del ALBA! ¡Daniel Ortega, su presidente, adora a los cubanos!

SC: Me consta, me consta. La última vez que me encontré de frente con unos nicas. la situación me emocionó tanto… fue tan emotivo y fuerte el encuentro, que terminé llorando. Lloré tanto que se me inflamaron los ojos… ¡no veía nada! ¡VIVA NUESTRO HERMANO PUEBLO DE NICARAGUA!

RC: ¡Qué VIVA Siro, que VIVA!

SC: Presidente… por último me gustaría felicitarlo. ¡Gracias por traerme a México! Pensaba recriminarle por el detalle de la capucha, pero el viaje fue tan placentero… ¡no sentí nada! Aunque tampoco vi nada… 

RC: ¡Qué México de qué! ¡Estás en mi despacho! La verdad que estos periodistas… ¿quién los entiende? Siempre están soñando…

Anuncios

Un comentario en “Raúl Castro: “Siro, si yo fuera Fidel, mandaba a Tony pa´la isla de Santa Elena”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s