Entrevista a Alberto Juantorena

juantorena

Por Siro Cuartel

Tengo delante de mí a Alberto Juantorena. Doble campeón olímpico y mundial, EX Vicepresidente del Inder y quien por estos días se ha visto envuelto en extraños dimes y diretes, que finalmente terminaron gracias a una entrevista cedida a mi colega de Santiago de Cuba Joel Macías Rivas. Lo tengo delante y no puedo dejar de admirar su porte inmenso. Sus entradas… su calva, lejos ya de aquel legendario espendrú que lo caracterizaba.

Juantorena, voy a comenzar esta entrevista recordándote un momento grande en tu carrera como deportista. Centroamericanos de la Habana, 1982, carrera de los relevos 4×400. Corres el último tramo. Sales con una desventaja de casi… ¡qué sé yo….20 metros! Y logras llegar de primero…increíble… con el corazón, como diría mi otro colega, El Cojo Rodríguez. Cuéntanos como fue ese momento.

Mira Siro,.. Realmente es un momento muy alegre, pero que tiene una historia triste y dolorosa que se desconoce. En esa carrera, se suponía que yo corriera el tramo final contra Berthlan Cameron, aquel legendario corredor jamaiquino, el único rival que yo tenía en el área, pero que por estrategias propias de la competencia, en este caso del equipo jamaiquino, poseedor del record centroamericano hay que decirlo, lo pusieron a correr el 3er tramo y en el último tramo pusieron a Carl Smith. Hay algo que no se sabe… Cameron, antes de correr, se fumó un pito en el baño mientras oía a Bob Marley, y cuando salió hizo una carrera fenomenal. Fíjate que le pasó a Reite (el corredor del 3er tramo nuestro) como a 80mph. Su carrera fue tan buena como la mía.

Alberto,.. la gente pensará que… incluso pensará que tú también fumaste; porque tu carrera fue igual de espléndida.

No Siro, lo mío fue otra cosa. Momentos antes de la carrera, el en aquel momento presidente del Inder se acercó a mí y nos dijo que no podíamos perder contra los jamaiquinos. Que allí en las gradas estaba el Comandante. Yo confiaba en mí, en mis fuerzas, pero tenía mis dudas, sobre todo cuando entré al baño después que saliera Cameron. Y así lo hice saber. Pero en aquel momento no existía el control antidoping. Además entre lo que yo avisara y fueran al baño, ya el olor se habría disperso… pero nada, me dijeron que no podíamos perder, so pena de que nos la pelaran bajito.

Y te creciste… ¡como un héroe!

No tanto… lo que pasa es que justo antes de recibir el batón, un miembro del comité organizador del evento, un cubano que fungía allí como juez o que se yo, para asegurar el triunfo, me metió un rabo de guisaso por dentro del short, y cuando di la primera zancada aquello se me encajó ahí detrás y vaya… fue bajando y bajando. A la altura de la recta norte el dolor era irresistible. Iba hasta rechinando los dientes yo del encabronamiento que tenía. Tanto lio por una medalla de oro. Ha sido el momento más triste y más doloroso en mi carrera deportiva. En cada paso que daba se me iba el alma. Eso te lo aseguro. Y todavía oyes la trasmisión televisiva y Héctor diciendo: “Aprieta el paso Juantorena” Yo más bien lo que iba apretando era otra cosa. Aparte de los dientes que ya te conté.

Pero Juantorena, las imágenes te desmienten… cuando estás llegando a la meta, señalas hacia las gradas, batón en mano, como mostrándole tu admiración y una inmensa alegría a nuestro máximo líder…

No chico, lo que pasó fue que cuando yo entré en la curva final, el guisaso se me salió del short y por eso estaba contento. ¡Había terminado mi agonía! Si tú revisas las imágenes, y un experto en lectura de labios analiza mi rostro,.. En ese instante yo lo que decía a Fidel era: “te jodí, coño, te jodí…

Y en Montreal… ¿también te metieron un rabo de guisaso dentro del short?

No, ahí lo que pasó fue que había un frío del carajo… y yo en short…imagínate… ¡loco estaba yo porque se acabara la competencia esa! Mis huevos no eran más grandes que la punta del bolígrafo ese con el que tú tomas notas.

Juantorena,.. ¿Cómo que frío en julio?

¿Tú has estado en Canadá?

No, yo aun no he claudicado… digo, viajado. A la Habana si he ido unas cuantas veces…ah y una vez que fui a Viñales. Fuera de eso…

En Canadá hace frío en cualquier momento del año… eso puedo asegurártelo. Yo he sentido frio en muchos países. En Australia, México, Uruguay. Francia, España… la lista sería interminable de los países en los cuales yo he sentido frio, pero como en Canadá… ninguno. Ni siquiera en la Ex URSS.

Cuanta envidia… ¡sentir frio de verdad!

No me embarajes Siro… frío ni frío… tú lo que quieres es viajar. Te tengo una buena noticia. Ya a Alarcón se lo chapearon.  Así que pronto, podrás darte una vueltecita, sin peligro alguno, por el área… digamos… ¿Haití? ¡Es bello Haití! ¿Te cuadra…? puedo mover unos contactos que aún me quedan… ¿te interesa?

Cualquier cosa, Alberto, cualquier cosa… el lío es viajar. Sentir la materia en el espacio. Si me entiendes la expresión…  Sigamos. ¿Por qué no te pelabas? ¿Por moda?

¡No pones una Siro! Estás mermando…  no me pelaba porque en aquel momento el estipendio que me tocaba como atleta universitario no me alcanzaba… ¡nunca alcanzó! Por eso, apenas pude, propuse que lo bajaran, porque si no alcanzaba lo que daban, ¿para qué malgastar? Por eso no me pelaba. Ahorraba dinero.

Háblame de Casañas, tu compañero de cuarto en cuanto evento internacional compitieron ambos. ¿Qué pasó entre ustedes? Ya no se hablan… dicen que tú…

Es verdad Siro. No nos hablamos. Pero no es mi culpa. La culpa fue de él que se puso a estar poniendo cositas en Facebook. Revisa su muro. ¡Verás que no miento! Además, incluso le da LIKE a todas las patrañas que inventan sobre mí. Pero él está bien ahora. Anda por Colombia de entrenador. Es un buen padre y consagrado a su familia y al deporte, pero se puso a hacerme campañitas, y en este giro Siro, y en el tuyo también, no se puede andar con medias tintas. Como dice José José…“O tú o yo” o como dice el refrán popular: “antes que llore mi madre, que llore la de otro” Siempre hay un vencedor y un vencido. Yo sí fui campeón olímpico. El no. No es mi culpa, aunque en honor a la verdad… tremendo pie que le metieron en la carrera esa contra Thomas Munkelt en Moscú 80. Photofinish ni photofinish… Revisa la carrera. Esa la ganó Alejandro.

Y Dayron, Juantorena, ¿Qué pasó con Dayron? Esa imagen tuya que circuló… ¡pareces Lucifer!

Si Siro,… tienes razón, se me fue la mano con la expresividad, pero la gente no sabe que uno, aparte de su vida de dirigente, tiene una vida como cualquier ciudadano de este país. ¡No me mires así! Mira, ese día yo estuve 2 horas en un trámite en el Registro Civil, luego, cuando me dieron mi inscripción de nacimiento que tuvieron que mandarla a pedir a Santiago de Cuba y que parece la mandaron con una paloma mensajera, me metí otras 2 horas en la Oficoda. Y después tuve que ir a la Vivienda, a cazarle la pelea al Arquitecto de la Comunidad. Todo ese traqueteo en camello Siro, montando camello. ¡Ah… y el P1, ahora que lo recuerdo… tuve que coger también el P1. Ese día tenía un berro encima… tremenda mala leche. Ese día fue que pude comprender a Nassiry Lugo y el video que hizo. No había que censurarlo. Es la realidad.

Pero Juantorena… ¿tú montando en ómnibus urbanos? ¿y tu carro?

Lo tengo alquilado boteando ahí en la Terminal de Ómnibus, frente a la Polivalente. La vida está dura Siro. ¡Hay que lucharla! Luchar los pitiklines. Vivir del estipendio después de viejo no es jamón.

Volvamos a Dayron, porque al final no me has explicado. ¿Por qué todo este traqueteo? Nadie entiende nada.

El niche se quería enriquecer ilícitamente. Tiene labia el muy cabrón. Bueno, no en balde tumbó a la Isinvaieva… y yo que pensaba que esa chica volaba alto. ¡Mentira! Tan bonita que es, con esos ojos… Un bombón… Pero lo que te decía,.. tiene verbo el muy zorro. ¿Tú sabes lo que es enredar a Antúnez? Un tipo que llevaba años, pero años, detrás de los éxitos de los vallistas en Cuba. Y llegó este, con la carita esa de niño noble y se jodió la cosa. Por cierto Siro, tú que eres colega de Julita,… ella que hablaba de él con tanta admiración, últimamente la noto muy callada. Ya no habla del Lord del Guaso. Pero esa… a esa le tenemos, bueno le tienen, puesta la mirilla en el INDER. ¡Qué clase de tipa esa tú! Es una salá. Cada vez que se enamora de un atleta lo jode. O deserta el atleta. Mira lo que pasó con Kendry Morales… ¡y con Maels! Dicen que aún anda ella dolida con Maels. Ese era su nene lindo…  En fin, lo que pasó fue eso. Dayron se me viró con fichas y yo siempre tengo el uno-blanco en la mano. Siempre. Bueno, tenía.

Si Alberto, pero dentro de la Constitución, dentro de los estatutos dice…

Siro, Siro… parece que no quieres ir a Haití compadre. Cambia el disco o te mando a matar con el que tiene el doble blanco. Pero pensándolo bien no hay porque ser tan drásticos. Tú me dijiste que solo habías ido a Viñales una vez. ¿Qué tal si te estimulamos con una corresponsalía de prensa aquí en el Plan Turquino? Una oficina para ti solito. Serias Jefe de corresponsales, no serías más corresponsal. Cero viajeteo en botella. Mandar y no ser mandado. Tú no sabes lo rico que se siente eso Siro. Y yo, voy a extrañarlo coño. Voy a extrañarlo.

Anuncios

Un comentario en “Entrevista a Alberto Juantorena

  1. Vi a Juan Torena cuando asistió en 1977 a un evento en Bratislava , creo que se llamaba “Las Zapatillas de Oro” o algo asi. Estaba en el apogeo de su fama. Se comportó como un despota arrogante, haciendole tremendos desprecios a los fanáticos que intentaron sin exito saludarlo, incluidos los becados cubanos que estaban allí. Dejó muy mala impresión. Conocí al hermano, el judoka, cuando trabajaba en el INTUR. La gente le tenia miedo no por judoka sino por que se decia que era informante del G-2 como su hermano.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s