Luisa “Taco Bell”: “Me quisieron coger pa eso, y yo no iba a permitirlo”

A raíz de los sucesos acontecidos en el Taco Bell de la 7th y la 9 del East en Hialeah, se desató por parte de media comunidad de Miami una cacería en relación con la identidad de “Luisa”, la mujer cubana que salió en el famoso video negándose a servirle – o a entenderle – a una cliente americana.

Justo cuando ya habíamos agotado todas las esperanzas, este lunes a las 10:00pm, una llamada a mi puerta me hizo sospechar que mi vida periodística daría un giro trascendental.

Yo me había acostado esperando que apareciera Edmundo García en el programa de Juan Juan Almeida, y cuando ya había cerrado los ojos, y Edmundo no había aparecido, una silueta de mujer pasó justo por delante de mi ventana. Luego, el toque del timbre.

Sigue leyendo

Anuncios

Randy Malcom: “Siro, desde que conocí a Yunel Escobar a mí la vida me cambió”

randy malcom

Varios días después de entrevistar a Yusuam Palacios, me encontraba yo en la redacción de DDR escribiendo una carta de protesta a los directivos del UBERMAMI por el hecho de haber venido a Cuba y robarme a varios posibles entrevistados (Edith Massola, Javier Sotomayor,…), cuando mi jefe a través del altoparlante me llamó corriendo a su oficina.

Siro – me dijo – , tienes que ir corriendo para Miami. Urgente. Tienes al menos tres posibles entrevistas. Quizás cuatro.

Entonces me habló del dilema entre Yunel Escobar y Randy Malcom. De la patada que le dieron en el abdomen a Gorki Águila. De las declaraciones del Canal 41 en contra del Intercambio Cultural.

<<Puedes entrevistar, Siro, a cualquiera de esos tres. Incluso a Marcell Felipe.  ¿Los conoces?>>, me preguntó.

¡Cómo no voy a conocerlos! A Randy lo conozco desde que estudiaba en la escuela de música y yo iba a recoger y a llevar a mi primo. A Gorki lo conozco desde que empezó a tocar sus primeros acordes de rock en la guitarra junto con el Dago; y a Escobar,…¡cuántos roletazos no le lancé a su guante ahí, en la Ciudad Deportiva! Y a Marcell Felipe.. bueno, eso es harina de otro costal.

Entonces hice un bombo. Aquel que resultara ganador, sería el entrevistado. A suerte y verdad. Lo malo es que la vida me iba a deparar una sorpresa. Apenas me bajé del avión y llegué a un Walmart a comprarme un Monster para recuperar energías me encontré con Randy Malcom. Entonces la entrevista a Gorki, quedó pospuesta.

Sigue leyendo

Yusuam Palacios: “Siro, no tengas dudas, aplastaremos las McDonalds con la fuerza de las ideas de Martí y de Fidel”.

Reencontrarme con Yusuam Palacios era para mí más que un pedido expreso de mi jefe, una misión “gloriosa” si se quiere hasta cierto punto.

No es para nadie un secreto de que a pesar de mi pasaporte español y mis continuos viajes por el mundo entrevistando a las más variadas estrellas del jetset internacional, entrevistar a los míos me provoca una especie de placer inaudito, pues uno no sabe cómo debe reaccionar y comportarse; porque como uno siempre regresa, hay que saber mantener la norma. Esto es algo que aprendí en Miami.

Así que encontrarme con Yusuam, luego de haberlo escuchado tantas veces arengar a las masas en la Universidad y en actos de la UJC, me provocó esa sensación de volver a viajar en el tiempo.

Sí, cuando uno escucha a Yusuam, uno se transporta lo mismo a una reunión presidida por Martí, que a un acto revolucionario con las palabras de Fidel. O peor: a la época de Robertico Robaina.

Cuando lo ví le grité de cerca: ¡Yusuam! ¡Yusuam! Unas palabras para DDR, por favor. Y él, con ese amor y parsimonia que le caracteriza me contestó:

Oh, ¡Siro! Espera, dame unos 180 minutos para terminar esta idea y enseguida estoy contigo.

Así me dijo. Cuatro horas después estábamos sentados en uno de los banquitos de la Universidad, frente a la facultad de Historia. Allí, donde tantas veces le dimos solución a los problemas del país.

Sigue leyendo

Omar Moynelo: “Siro, me arañaron compadre; me dejaron sin mermelada”

Omar Moynelo

Comenzaban a apagarse las luces de la ciudad de Miami, y me aprestaba yo a ir organizando mi cama cuando, desde La Habana, recibí una llamada urgente de mi jefe.

<<Siro, corre, apúrate. ¡Jodieron a Moynelo!>>, me gritó a través de la línea telefónica.

<<Comment ca?>>, le pregunté

<<No, no. ¿El show dices? No, no pudo comenzar. ¡Le jodieron la Internet! Arranca, dale, ¿sabes dónde están las oficinas del abogado Marrero. Dicen que es por Le Jeune, por Bird Road, por la US-1… ¡No sé! Esa dirección está muy confusa, y sabes que yo no me llevo muy bien con las direcciones de Miami.>>

<<Jefe, tranquilo, yo conozco un actor cubano que hace Uber aquí en Miami, que hasta para regresar a su casa tiene que poner el GPS.>>

<<Siro, déjate de bretes con Ferdecaz. Escucha, ¡hace falta la dirección de Marrero. Mira, pídesela a Ferdecaz. Yo lo he visto ahí, con Moynelo, en su programa.>>

<<Tranquilo Boss, que eso se guglea. En menos de una hora estoy ahí.>>

Y así fue. Gracias a que era de noche y el tráfico estaba en su etapa más calma pude viajar, de Miami Beach donde me encontraba hasta la 38 y la Bird Road, a las oficinas del abogado Marrero.

Sigue leyendo

Iroel Sánchez: “Siro, ¡qué clase de embarcá le he dado a Randy!

Iroel Sanchez

Todavía en la oficina se respiraba el mal aire dejado por la última de mis entrevistas; todavía andábamos mi jefe y yo, y también otros colegas de la redacción apostando a Calzado, Verde y a Méndez como posibles manager de Industriales, cuando se recibió una llamada urgente de uno de los imprescindibles: Iroel Sánchez.

El Iro, aquejado y pesumbroso, estuvo hablando con mi jefe durante casi media hora exponiendo argumento tras argumento mediante los cuales, según él, era imperativa mi presencia en su humilde morada para una entrevista.

“<<Iroel, por favor, ahorita Siro te hace más entrevistas que las que le ha hecho Otaola a Eduardo Antonio>>,” le dijo mi jefe, preciso con la palabra como siempre ha sido.

Entonces una delgada voz desde el otro lado de la línea se escuchó en el salón, fría como el rocío de la mañana.

<<Por favor, lo necesito>>,” y rompió en sollozos.

Media hora después – una vez más – me encontraba yo frente a su casa. Sigue leyendo

David Calzado: “Siro, tras esa traición de Marc Anthony, solo me queda dirigir Industriales”

david calzado habla de marc anthony

Tras conocerse en la isla de la llegada a los Estados Unidos de Víctor Mesa junto a sus dos hijos (Víctor Víctor y Víctor Jr.), y de las reuniones entre Marc Anthony y los dos benjamines del mítico “loco” de la pelota cubana, que terminaron con el fichaje de estos por Magnus, muchas han sido las reacciones tanto en la capital como en el resto del país.

Muchos se preguntan ¿qué hace un reconocido músico y salsero como Marc Anthony detrás de dos peloteros?

Y mientras aquí en la redacción de DDR nos devanábamos los sesos intentando encontrarle una explicación al sinsentido, llegó una llamada. Era el maestro David Calzado, exigiendo una entrevista para precisar y aclarar este detalle. A fin de cuentas uno no puede darse el lujo de que todos los días un maestro como David intente explicar estas cosas; sobre todo, teniendo en cuenta que Víctor, VM32, ya no se halla entre nosotros.

Sigue leyendo

Víctor Mesa: “Siro, sé que los voy a extrañar, y mucho, pero al menos así garantizo mi recarga. “

vÍCTOR mESA

Muy tranquilos estábamos esta mañana en la redacción de DDR cuando nos llegó un bombazo vía Twitter: Los dos hijos de Víctor Mesa se habían pirado del país.

De inmediato se formó tremendo corre corre y como yo sabía que esa me tocaba, agarré sin que me lo pidieran mi cámara y mi grabadora. Justo cuando mi jefe me iba a pedir que lo hiciera, ya yo estaba sentado en el auto de la agencia y sacando la mano por la ventanilla.

Deseadme suerte… esto será peor que viajar por una de las puertas del Ministerio del Tiempo, pero la Patria no entiende de temores,” dije, y pude percibir en algunos de los rostros de mis compañeros de trabajo una lágrima.

En su casona del Vedado, cerca del parque John Lennon, me esperaba mi amigo de los años. Ya lo he dicho: de niños cazábamos lagartigas.

Angustiado, aunque contento, el legendario centerfield de los Equipos Cuba, Villa Clara y Azucareros, Víctor Mesa, aceptó a ofrecer declaraciones a cambio de una promesa. Sigue leyendo

Eduardo Antonio: “Siro, lo que pasó es que confundí a Anaisa con Otaola”.

Este sábado, apenas llegué a la oficina, encontré a mi jefe tan cabreado que pensé que le daría un infarto.

Tuve que darle tres tazas de tilo, y dos de manzanilla para que se relajara y me contara el porqué de su angustia.

<<Siro – me dijo – ¿tú has visto esas entrevistas que le hicieron a Eduardo Antonio, Il Divo de Placetas? ¡Eso es una falta de respeto!>> ”

Y luego vino con la podría:

<<Siro, ¡tienes que ir a entrevistarlo! ¡Tienes que sacar la cara por el periodismo! Tienes que ser tú – no existe otro – que busque la verdad informativa. No quiero sarcasmos. Quiero la verdad.>>

Así fue que terminé citando a Il Divo a un pintoresco lugar, alejado de mujeres, en el cual pudiera yo, irreverente como siempre he sido, preguntarle todo lo referente al beso que él, el hijo ilustre de Placetas, le robó a Anaisa Blanco la cantante del Happy Hour.

Sigue leyendo

Cristina Escobar: “Siro, I am so ashamed! They kicked me out, as a bitch*”

Cristina Escobar

Luego de que a la redacción de DDR llegara la información de que el Departamento Técnico Investigativo (DTI) y fuerzas del Ministerio del Interior (MININT) se encuentran investigando la desaparición del post en Facebook donde la bella periodista cubana Cristina Escobar denunciara que fue tratada injustamente en Varadero, mi jefe, que no es un jefe de café con leche sino una persona curtida en estas lides, me dijo: “<<Siro, aquí hay gato encerrado. Aquí hay maña de Magaña.>>

Según mi jefe, que tiene Facebook desde el año 2001, los post de Facebook no desaparecen así como así.

“<<Anda, ve a ver a Cristina; pregúntale. Ella te debe una; fuiste el único periodista que no se alarmó cuando la viste comer en el Bahamas Breeze.>>

Bueno jefe – le dije – “¡qué voy a protestar yo, si yo he comido hasta en el Buffet Chino que estaba en la 49, de Hialeah! ¡Peor que eso no ha habido nada! Menos mal que cogió candela.

En fin, unas horas después, ya estaba yo con Cristina, sentado en el contén del parque, como hace un siglo atrás. Sigue leyendo

Haniset Rodríguez: “El instinto de mujer me falló; quise halarle los pelos”

Apenas se supo en la redacción de DDR que la bella y risueña Haniset Rodríguez le había formado un titingó a Carlos Otero en Miami, mi jefe no perdió un minuto en coordinar todos los detalles para una entrevista con Otero, a quien me unen lazos afectivos desde que juntos íbamos a “El Johnny” en el Jaguar blanco de Eduardo, el novio de Annette, época en que él y yo éramos de los pocos que sabíamos bailar “El Juanito”, y éramos la sensación en las fiestas.

Sin embargo, Carlos no quiso ofrecer detalles sobre lo sucedido a sugerencia de su abogado, y cuando ya pensábamos que nos quedaríamos con las ganas de saber todos los detalles sobre el incidente entre él y Haniset, cuando ya mi jefe me increpaba por lo que dijo era “una relación de palo”, fue esta última quien nos llamó y pidió encarecidamente que fuéramos a entrevistarla, ya que según sus palabras “las mujeres tienen aún poca voz” y ella necesitaba que se escuchara su versión.

“Sé que actué mal, lo reconozco, pero él me sacó de paso,” dijo y rompió en llantos, ya delante de las cámaras y de los micrófonos. Sigue leyendo